Sonógrafo en el mercado tras las quejas vecinales por ruido

Sonógrafo. Medidor de ruido colocado sobre una farola. /  OLIDEN
Sonógrafo. Medidor de ruido colocado sobre una farola. / OLIDEN

ARRASATE.

Los baserritarras y vendedores ambulantes del mercado de abastos -puesto fijo queda solo uno- han acogido con sorpresa y evidente malestar la reciente instalación de un sonógrafo por parte del ayuntamiento. El aparato medirá los decibelios que se generan durante las labores de descarga de productos y montaje de los puestos de venta, tareas que se desarrollan al amanecer, entre las 5,30 y las 6.00 horas, principalmente los miércoles y viernes, días de mercado. El sonógrafo ha sido colocado sobre una farola de la calle Mondragonés y su instalación obedece a quejas vecinales por ruidos.

Los baserritarras que venden en el mercado lamentan que «estamos viviendo unos momentos en los que todo molesta, leyes injustas se imponen a la cordura». En una misiva dirigida a la alcaldesa, María Ubarretxena, le recuerdan que «somos los que traemos la comida necesaria a los mercados para abastecer a la población. Empezamos al amanecer, como siempre ha sido. Damos un servicio a esa parte importante de la población que madruga, que es exigente con su alimentación».

Pero para alguien «somos molestos, esa llegada a esas horas, aparcar el camión o la furgoneta, el abrir y cerrar de las puertas, molesta». Pero a esas horas, aseguran, «no hay voces ni chillidos, solo carros empujados por personas en la tarea de descargar género, carritos de compradores silenciosos y un buenos días poco enérgico». Se trata una clientela madrugadora, que acude al mercado a hacer la compra entre las 6.00 y las 6.30 horas, y «nosotros queremos estar preparados para cuando llegan y poder atenderla bien».

Frente al sonógrafo, los vendedores no han «visto ni oído que haya medidores del servicio que prestamos a la población, nunca se nos ha dado las gracias por esa labor que hacemos». Y ruegan ayuntamiento que «prime la cordura y que no mande cerrar el gallinero por que los gallos cantan muy temprano».