El PNV propone un código ético para reglar la conducta de cargos públicos

Jeltzales. Los ocho integrantes del grupo municipal de EAJ-PNV con la alcaldesa en el centro. / OLIDEN
Jeltzales. Los ocho integrantes del grupo municipal de EAJ-PNV con la alcaldesa en el centro. / OLIDEN

Fijaría el procedimiento a seguir si un corporativo se ve envuelto en una situación punible o éticamente cuestionable

KEPA OLIDEN ARRASATE.

El grupo municipal de EAJ-PNV de Arrasate ha propuesto instaurar un código ético para reglar la conducta de los cargos públicos. Dicho código carecerá de valor normativo pero serviría de guía para pautar el procedimiento a seguir en el caso de que un cargo municipal del ayuntamiento se vea «envuelto en una situación punible o éticamente cuestionable», en palabras de la alcaldesa María Ubarretxena. La regidora arrasatearra anunció que «en breve» su grupo presentará un borrador de texto «en la Junta Portavoces» para consensuar un código ético entre todos los grupos políticos municipales.

Este código ético vendría «a cubrir una carencia» que actualmente tiene Arrasate en esta materia, y el borrador que prepara el PNV con el asesoramiento de sus servicios jurídicos se redactaría a imagen y semejanza de los códigos éticos actualmente en vigor en otras instituciones como el Gobierno Vasco o la Diputación Foral de Gipuzkoa.

Su instauración busca contar con el consenso de todos los grupos políticos del ayuntamiento al objeto de garantizar la adhesión voluntaria de todos ellos al texto. Se trataría de un compromiso de honestidad que los cargos públicos se comprometen a cumplir y que establece la conducta que deberán observar en el caso de verse involucrados en delitos o faltas como robos, superar la tasa de alcohol permitida al volante, tratos de privilegio o en caso de agresión machista. Precisamente la controversia política desatada a raíz de un supuesto caso de violencia de género en el que se ha visto envuelto un concejal ha movido al PNV a plantear la necesidad de instaurar un código ético en el ayuntamiento.

Con respecto a este caso, que ha involucrado a un miembro del equipo de gobierno PNV-PSE, la alcaldesa Ubarretxena enfatizaba que su formación ha actuado en este asunto «con responsabilidad, y pedimos que hagan lo mismo a los restantes grupos políticos municipales. Y sobre todo queremos recalcar que el PNV nunca jamás utilizará para el debate político un tema tan importante como es el de la violencia hacia las mujeres». María Ubarretxena, en nombre del grupo municipal jeltzale, resaltó que «en este tema, al igual que en todos los demás, nuestra postura ha obedecido a las recomendaciones técnicas de los expertos» e hizo hincapié en que el ayuntamiento ha abordado este asunto «con la debida seriedad y responsabilidad desde el primer día».

Comité asesor

La instauración del código ético municipal traería aparejada la constitución de un comité asesor al que cualquier cargo público se podrá dirigir discrecionalmente «si alberga dudas sobre si su conducta se ajusta o no a ese código ético». Según la alcaldesa, se trataría de un órgano externo cuya composición se deberá consensuar y que estaría integrado por personas de prestigio con el cometido de dilucidar las dudas que se puedan suscitar sobre el cumplimiento de lo dispuesto en el código ético. El PNV tampoco descarta elaborar un código ético para los funcionarios municipales «porque al final todos somos ayuntamiento», pero añadió que este es un tema «que hay que abordar con los sindicatos y en un contexto diferente».

 

Fotos

Vídeos