Podemos vuelve a «levantarse» pese a perder la mitad de sus votos en la debacle electoral

ARRASATE.

El Círculo de Ahal Dugu Arrasate, marca local de Podemos, «ya nos hemos levantado y estamos poniendo las bases para los retos del mañana» tras el «duro golpe» que ha supuesto para su proyecto político la debacle electoral del 26 de mayo. En un «ejercicio de honestidad y transparencia», Ahal Dugu Arrasate admite que las últimas elecciones municipales «fueron un rotundo fracaso para Elkarrekin Podemos», coalición que compartía con Ezker Anitza-IU y Equo.

En la comarca Elkarrekin Podemos perdió 1.375 votos, de 6 concejalías solo en Arrasate han podido conservar 1. En Arrasate mismamente, «hemos dejado por el camino 878 papeletas quedándonos en 881, prácticamente el 50% de la representación y perdiendo dos concejalías. Los datos son duros y fríos, pero son objetivos y en entender el por qué de los resultados, reconocer nuestros errores, es el primer paso para revertirlos en un futuro», señalan.

Dinámica de bloques

En Arrasate la «dinámica de bloques mayoritarios fue aún más profunda en las municipales que en las generales». Los dos grandes partidos -PNV y EH Bildu- subieron entre ambos 1.450 votos. «Nosotras hemos sido las grandes derrotadas» concluyen. «Comenzamos la campaña algo tarde y la presencia en los barrios no ha sido la suficiente; el desgaste militante ha tenido su efecto, no teníamos la ilusión y las energías que teníamos en 2015 y por tanto eso también se ha trasladado hacia fuera; a su vez, tuvimos algunos problemas logísticos y de organización».

Pero Ahal Dugu Arrasate ha logrado al menos conservar la única concejalía de la comarca y cosechar los mejores resultados en la zona. La formación recuerda que los problemas sociales «siguen igual: alquileres inaceptables, pobreza energética, precariedad, violencia machista, calentamiento... un proyecto político que rompa con este estado de las cosas y que aspire a cambiar el mundo de base es más necesario que nunca».