El personal de ayuda a domicilio cumple dos semanas de huelga

Anuncio. Representantes de ELA y de los trabajadores se mantienen decididos a seguir en la lucha. / I.M.
Anuncio. Representantes de ELA y de los trabajadores se mantienen decididos a seguir en la lucha. / I.M.

El Ayuntamiento convoca una reunión con ambas partes el próximo día 11

IKER MURILLO ARRASATE.

El conflicto laboral de las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio llega a su segunda semana de huelga, manteniendo los servicios mínimos desde que se iniciara el pasado 19 de junio. Las negociaciones entre la empresa Clece Zaintzen y las trabajadoras de la misma se encuentran atascadas. Las medidas que solucionarían el conflicto pasan por la «igual retribución en horas públicas y privadas, y la no penalización de la enfermedad», según explicaron ayer en la rueda de prensa convocada ayer, las trabajadoras de la empresa y los miembros de ELA. Afirmaron que la dirección de la empresa Clece Zaintzen se ha mostrado «intransigente» y que desde el mismo momento del anuncio de la huelga se ha ejercido «una presión muy fuerte» contra el personal de ayuda a domicilio.

El tira y afloja entre ambas partes dio lugar a un juicio la semana pasada en el que las representantes de la empresa y las delegadas de ELA tuvieron que responder a la demanda que interpuso Clece por convocar una huelga que, a su parecer, era ilegal. Sin embargo la sentencia ha dado la razón a las convocantes y considerado que es completamente «legal».

En opinión de las trabajadoras y ELA, esta denuncia «es un ataque directo y de mala fe contra el derecho a la huelga de las trabajadoras y contra la acción sindical», y ha quedado bien patente que «la dirección de Clece Zaintzen ha optado por judicializar el conflicto».

Además han querido remarcar que el suyo es un servicio público «crucial» para el bienestar social: «Las mujeres trabajadoras de este servicio se ocupan de forma muy profesional de cuidar y mimar a las personas de edad o impedidas a fin de que tengan una mejor calidad de vida. Y sin embargo, tienen unos contratos de trabajo precarios así como un convenio estatal, bajos salarios, vulneración de derechos...».

Afirman además que «el eje de la lucha es dignificar las condiciones laborales de las trabajadoras » y esperan lograr mediante esta huelga que su trabajo pase «de ser invisible a estar reconocido».

Sindicato y empleadas se quejan de la postura del consistorio en el conflicto. «El Ayuntamiento mira hacia otro lado. No ha mantenido ningún contacto con el personal en estas dos semanas, ni ha mostrado ningún apoyo. Así su silencio delata su complicidad con la empresa».

Además han pedido al consistorio que «actúe con responsabilidad ya que ellos son los responsables directos del conflicto, y de ellos depende la calidad de las condiciones laborales y, en consecuencia, la calidad del servicio».

En cualquier caso es apremiante alcanzar un acuerdo para la adjudicación de la ayuda domiciliaria con el objetivo de evitar que el 1 de agosto el servicio se interrumpa por la falta de una concesionaria. Ante esta posibilidad, los convocantes afirman que no saben lo que va a suceder, «nuestra intención desde el minuto uno era firmar un convenio con Clece y que ese convenio se incluyera en los pliegos de adjudicación para que la empresa que venga tenga que atenerse al convenio. Entendemos que sería una falta de responsabilidad por parte del Ayuntamiento publicar las bases en esta coyuntura de conflicto laboral. Lo que pedimos es que no los saque y paralice el proceso».

Mientras tanto la huelga encara su tercera semana con más actos y movilizaciones. Mañana a las 12.00 está convocada una nueva protesta frente al Ayuntamiento y ayer se organizó una caravana de coches a las 18.00 a favor del personal de ayuda a domicilio. En palabras de las huelguistas «seguiremos en la lucha hasta llegar a un acuerdo».

Anuncio de asamblea

La alcaldesa, Maria Ubarretxena (PNV), salió ayer al paso de las declaraciones de las trabajadoras junto a ELA. «Hemos convocado una reunión entre los representantes de empresa y trabajadores el próximo miércoles 11 de julio a las 12.00. El objetivo es tratar de encontrar una solución entre todos al problema y tratar de desatascar la situación, a pesar de que a nosotros no nos corresponde intervenir en la negociación entre las dos partes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos