Nuevos tiempos para la parroquia

Parroquia. Etxabe, durante un acto religioso en su antiguo puesto como párroco./
Parroquia. Etxabe, durante un acto religioso en su antiguo puesto como párroco.

Victoriano Etxabe sustituirá al párroco Horacio Argarate a partir de septiembre | El nuevo responsable de la parroquia de Arrasate llega tras ocupar el mismo puesto en Hondarribia

IKER MURILLOARRASATE.

Diez años han transcurrido desde que el párroco Horacio Argarate comenzó a ejercer su labor en Arrasate. Desde entonces, han sido muchas las tareas que ha desempeñado y muchos otros los proyectos que ha puesto en marcha en la localidad.

Sin embargo, este mes de julio la noticia ha cogido a muchos por sorpresa: a partir de septiembre, por decisión del Obispado de San Sebastián, Argarate se convertirá en el nuevo párroco de Oñati y en su lugar llegará Victoriano Etxabe, antíguo párroco de Hondarribia. La decisión del obispado llega motivada por la enfermedad que sufre el párroco de Oñati que le ha impedido llevar a cabo varias labores en los últimos años. A pesar de que aún tiene 63 años, solicitó recientemente a San Sebastián su retirada del puesto en Oñati.

Esta semana, lo que al principio era un rumor, ha terminado por convertirse en realidad: el puesto que queda vacante en la parroquia de Arrasate lo ocupará Victoriano Etxabe, antíguo párroco de Hondarribia. Victoriano tiene 56 años y es natural de Itziar. Ha pasado gran parte de su vida en el barrio de Arroa-Goikoa en Zestoa, donde tiene el caserío junto al resto de miembros de su familia. Etxabe es una persona cultivada que domina cuatro lenguas y que cuenta con estudios en Antropología, Teología, Filosofía y hasta enfermería.

La decisión del obispado de trasldarlo a la parroquia de Arrasate llega tras la polémica de hace un año, cuando Victoriano se pronunció durante una homilía sobre el Alarde de Hondarribia y abogó por «explorar nuevas vías de trabajo entre todos. Hay que buscar una fórmula para solucionar esto. La palabra es la clave y la iglesia de Hondarribia tiene las puertas abiertas para este cometido», comentó ante unos fieles que no se mostraron indiferentes ante sus reflexiones. Etxabe apeló a la «convivencia y a la paz», palabras que causaron sorpresa entre los fieles, y a los pocos días pidió el traslado.

Diez años de trabajo

Horacio Argarate abandonará su puesto en septiembre dejando un hueco muy grande especialmente en el desarrollo social del pueblo.

Argarate ha demostrado en todo momento ser una persona muy concienciada en este ámbito. Son muchos los proyectos que se han realizado en Arrasate en los últimos años de la mano de Argarate, aunque si algo destaca por encima de todo es su trabajo y compromiso con Cáritas. Entre las diferentes iniciativas que se han puesto en marcha gracias al impulso de la parroquia de Arrasate, destaca la creación de una nueva sede de Cáritas en Kataide que fue inaugurada en junio del año 2017, la apertura de casas de acogida y un buen número de iniciativas de carácter social para el pueblo.