Mondragón construirá una residencia cooperativa en la capital alavesa

Maqueta. Aspecto que tendrá el futuro Complejo Residencial Arabarren que se construirá en Lakua. /  DV
Maqueta. Aspecto que tendrá el futuro Complejo Residencial Arabarren que se construirá en Lakua. / DV

La cooperativa de iniciativa social Arabarren redactará el proyecto con LKS-Krean | Enclavada en Lakua, ofertará 150 plazas públicas destinadas a personas mayores y a discapacitados físicos

KEPA OLIDEN ARRASATE.

La Diputación Foral de Araba, la cooperativa de iniciativa social Arabarren, integrada en la Corporación Mondragón, y la firma mondragonesa de ingeniería y arquitectura LKS-Krean colaborarán en la construcción y gestión de un complejo residencial con 150 plazas públicas en Vitoria. El nuevo centro, que se levantará en una parcela de 6.160 metros cuadrados situada en el barrio de Lakua, destinará 100 plazas a residencia de personas mayores, 25 a residencia de personas con discapacidad física y las otras 25 a centro de día de mayores.

La cooperativa de iniciativa social Arabarren se encargará de la redacción del proyecto, ejecución de la obra de construcción y explotación del centro, que tendrá una gestión de modelo cooperativo. Para ello, contará con el apoyo de LKS-Krean, que diseñará el proyecto, y del asesoramiento de IMQ-Igurco, empresa referente en la gestión de servicios sociosanitarios.

Calle Blas de Otero

Se llamará Complejo Residencial Arabarren y todos sus trabajadores serán cooperativistas

El diputado general de Álava, Ramiro González, el vicepresidente de la Corporación Mondragón, Alberto Gorroñogoitia, y la presidenta de la cooperativa Arabarren, Amagoia Barandiaran, rubricaron la semana pasada el protocolo de colaboración en un acto que tuvo lugar frente a la parcela de la calle Blas de Otero, donde se levantará el nuevo recurso.

La Diputación Foral de Álava establecerá un convenio con la cooperativa Arabarren para la concertación de la totalidad de las plazas del complejo residencial. Pone a disposición de dicha cooperativa la parcela de la calle Blas de Otero, donde se ubicará el centro, un solar cuyo derecho de superficie ha cedido de forma gratuita el Ayuntamiento de Vitoria a la institución foral para esta construcción.

Ramiro González anunció que el complejo residencial adoptará el nombre de Arabarren, ya que se trata de «un recurso de y para las alavesas y alaveses, cuyo personal trabajador y gestor será también alavés, y que atenderá a personas de Vitoria, pero también del conjunto del territorio».

El diputado general puso en valor el «nuevo modelo de creación de plazas residenciales», que ahora se abre en Araba gracias a la fórmula de colaboración con una cooperativa de iniciativa social, bajo el paraguas de la Corporación Mondragón, «un referente mundial en cooperativas que nos ofrece una garantía añadida de solidez del proyecto».

Tras señalar que todas y todos los trabajadores de Arabarren serán cooperativistas y, por tanto, «parte fundamental del proyecto, no solo de la atención a las personas usuarias sino de la gestión del centro», Ramiro González manifestó su convencimiento en que «el modelo cooperativo aplicado a este sector aporta un alto nivel de compromiso del personal con el centro, sus usuarios y el entorno. Implica completamente en el proyecto a las y los trabajadores, protagonistas principales de la gestión del centro, y convierte la búsqueda de la satisfacción de los usuarios en su objetivo principal», ha señalado.

Cooperativización

Alberto Gorroñogoitia, vicepresidente de la Corporación Mondragón, agradeció a la Diputación Foral de Álava la confianza depositada en el grupo que representa, reseñando la presencia e implicación del mismo en el tejido empresarial y social del territorio alavés.

El directivo de la Corporación Mondragón puso el foco en el respaldo y experiencia de la corporación en el ámbito de los servicios sociales, con una apuesta decidida por la cooperativización como modelo de éxito en la generación de nuevos proyectos y diferencial en el sector, sobre un esquema socialmente responsable, en un entorno laboral sostenible y que prima la socialización del resultado. «Una socialización tangible y clara en el ámbito de las residencias, cuyo objetivo es la atención, el cuidado y el agradecimiento a nuestros mayores dignificando ese momento personal y vital» señalaba Gorroñogoitia.

Por su lado, Amagoia Barandiaran, presidenta de la cooperativa Arabarren, aseguró que esta nace en Vitoria como cooperativa de iniciativa social sin ánimo de lucro, «con el objetivo de atender y cuidar de las personas mayores y con discapacidades físicas graves de Araba, en un proyecto participativo, en el que los ciudadanos y entidades de territorio podrán hacer sus aportaciones».

 

Fotos

Vídeos