De una lesión, a pelear con los favoritos

Primer paso. Su tercera plaza en Beriain convenció a Alzola que podía competir con los mejores./U.A.B.
Primer paso. Su tercera plaza en Beriain convenció a Alzola que podía competir con los mejores. / U.A.B.

Iñigo Alzola se ha clasificado entre los mejores esta temporada en las pruebas del kilómetro vertical

AITOR ZABALAARRASATE.

Iñigo Alzola ha entrado con fuerza en el mundo de las carreras de montaña y, más en concreto, en la modalidad del kilómetro vertical (KV), una prueba que obliga a los corredores a superar un desnivel superior a los mil metros en un recorrido de unos pocos kilómetros. Si en el mes de septiembre se colaba entre los mejores al hacerse con la tercera plaza en el Campeonato de Euskal Herria de Kilómetro Vertical disputado en San Donato-Beriain, este mes de octubre ha sido testigo de su victoria en el Kilómetro Vertical de Anboto, logrando un triunfo que sorprendió a todos y, en especial, a él mismo.

Lo curioso del caso es que detrás de estos buenos resultados hay una mezcla de infortunio y de casualidad, «Mi preparación este año estaba enfocada a competir en carreras de montaña de 20 a 25 kilómetros, pero antes del verano me lesioné una rodilla de una manera muy tonta y tuve que parar. Como consecuencia de esa lesión y tras hablar con mi entrenador, Ander Garmendia, cambiamos el plan de preparación. Hice mucha bicicleta en agosto y decidimos centrarnos en pruebas cortas, de menos de dos horas de duración, incluyendo entre ellas algunas pruebas de kilómetro vertical. Este hecho me ha llevado a incluir en mis entrenamientos más series en cuestas duras, pero tampoco me he centrado de una manera muy específica en este tipo de pruebas, por lo que me sorprenden más estos buenos resultados», indicó el corredor arrasatearra.

Campeonato
Alzola se hizo con la tercera plaza en el Campeonato de Euskal Herria de Kilómetro Vertical disputado en Beriain.
Primero
Dos semanas después logró la victoria en el Kilómetro Vertical de Anboto (de 40.04).

A principios de septiembre participó en la Sorginen Lasterketa, una carrera que se disputa en Atxondo y pone a los corredores ante un exigente recorrido de 18 kilómetros. Su rendimiento fue bueno y logró revalidar la tercera plaza que ya había conseguido el año pasado. Animado por esta buenas sensaciones, se presentó en la línea de salida del Campeonato de Euskal Herria de Kilómetro Vertical, La prueba tuvo como escenario la pronunciada subida de cinco kilómetros que lleva desde Uharte-Arakil (471 metros) a la ermita de San Donato-Beriain (1.494 metros). La victoria fue para el elgoibartarra Iban Murua, seguido del azkoitiarra Joseba Díaz, con Iñigo Alzola en tercera posición.

Dos semanas después volvió a la competición, tomando parte en el Kilómetro Vertical de Anboto. Alzola no solo se alzó con el primer puesto, sino que lo hizo logrando un crono que mejoraba en mucho las expectativas que se había marcado. El deportista arrasatearra afrontó la prueba con la idea de bajar de los 42 minutos y superó con creces ese objetivo, al completar los 3,8 kilómetros de recorrido y los 1.092 metros de desnivel en 40 minutos y 4 segundos. «Todo ha sido muy sorprendente. Viendo los corredores que había en ambas pruebas, no se me había pasado por la cabeza que podría lograr la tercera plaza en el Campeonato de Euskal Herria de Kilómetro Vertical y menos alzarme con la victoria en Anboto. La verdad es que lo que mejor se me da en las carreras de montaña es subir, pero no soy un corredor asiduo a los kilómetros verticales. Hacía dos o tres años que no tomaba parte en una carrera de este tipo. En el caso concreto de la Subida al Anboto, habrán pasado cuatro años desde mi única participación en esa prueba. Aquella vez tampoco me fue mal, terminé entre los diez primeros, pero lejos de los mejores».

Futuros objetivos

El buen nivel que ha acreditado en un tipo de carrera tan específico como es el del kilómetro vertical ha llevado a Iñigo Alzola y a su entrenador, Ander Garmendia, a replantearse cuáles serán sus retos la próxima campaña. El corredor arrasatearra quiere darse una oportunidad en este tipo de pruebas, pero no deja de lado otros objetivos en carreras de montañas más largas. «Viendo que este año se me han dado bien las pruebas en las que he participado y que voy progresando de año en año en esta especialidad, intentaré centrarme más en el kilómetro vertical, pero sin cerrar la puerta a otro tipo de carreras. Seguiré preparando carreras de montaña de 20a 25 kilómetros, como he venido haciendo hasta ahora, y no descarto preparar alguna maratón de montaña. Soy consciente de que todavía no estoy preparado para completar a un buen nivel una prueba de más de 40 kilómetros y me gustaría entrenarme para mejorar mi rendimiento en esa distancia, Este año he tomado parte en alguna carrera sobre esa distancia, pero lo he hecho sin la preparación suficiente, y he sufrido mucho a partir del kilómetro 30»,

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos