Los huevos tuvieron un vuelo muy corto y el premio al mejor lanzamiento quedó desierto

Lanzamiento. Igor se dispone a volar su modelo. / OLIDEN
Lanzamiento. Igor se dispone a volar su modelo. / OLIDEN

'Flower Power' efectuó el vuelo más bonito y 'OvniMatxin' ganó el galardón de diseño

ARRASATE.

De los 31 artefactos 'voladores' que ayer surcaron el patio universitario de MU solo 18 consiguieron aterrizar con su 'pasajero' intacto. Los otros 13 acabaron hechos tortilla al pie del edificio de la biblioteca. El concurso de diseño industrial de lanzamiento de huevo brilló como siempre en cuento a creatividad, pero el suspenso en aerodinámica fue categórico. Ni uno solo de los diseños confeccionados con cartulina e hilo-bala que 'despegaron' del tercer piso de la biblioteca alcanzó a volar más de 7 metros. En consecuencia, el premio principal al vuelo más largo quedó desierto. Por haber hubo incluso vuelos 'negativos'. Dos de los artefactos presuntamente voladores no llegaron ni al suelo. uno quedó trabado en alféizar de la segunda planta y otro en la del primero. El viento del noreste o la deficiente aerodinámica dejaban ayer a una distancia inalcanzable el récord de más de 20 metros logrado en una edición anterior.

Lo que los estudiantes de primero de diseño industrial derrocharon fue inventiva y buen humor. Como el que demostraron la usurbildarra Enara Arruti y la bilbotarra Idoia Elvira con su diseño 'Flower Power', obviamente con forma de flor, que ganó el premio al vuelo más bonito. El truco, explicaban estas estudiantes, es que al caer gira en espiral para aterrizar despacio.

La aramaioarra Maider Gardoki y sus compañeros gasteiztarras Mikel Pagalday e Igor López de Munain, se llevaron el trofeo al mejor diseño con su modelo 'Ovni Matxin', una especie de paracaídas en el que el pasajero-huevo viajó cómodamente aposentado en una mullida cesta y rodeado de 'amortiguadores' de tiras cortadas en acordeón.

El tercer y último premio del palmarés de la 21 edición del concurso de lanzamiento de huevo fue para los autores del prototipo 'Papa Delta', Aitor Arkarazo e Iñaki Urizarbarrena, merecedores de la mención especial de jurado.

El certamen arrancaba a las 11.00 con los lanzamientos desde una altura de 18 metros. La actividad se enmarca dentro de la fiesta de San Pancracio, patrón de la Escuela Politécnica Superior de MU.