Ni 24 horas para estudiar el destino del remanente

La oposición en bloque -EH Bildu, Baleike e Irabazi- votó en contra del reparto del remanente de 2,63 millones aprobado por PNV y PSE. Eneko Berberena, de EH Bildu, e Igor Urizar, de Baleike-Podemos, coincidieron en criticar que «no nos dieron ni 24 horas para estudiar la propuesta». Urizar afirmó que esta premura de tiempo es prueba de que la gestión del remanente por parte del gobierno PNV-PSE ha estado basada en la «improvisación» y en una intención de «ocultamiento» para con la oposición. Además, se preguntó cómo es posible que de 2,63 millones «no se destine ni un solo euro a políticas sociales».

Eneko Barberena, de EH Bildu, puso en cuarentena los supuestos méritos de la gestión del gobierno PNV-PSE y atribuyó el origen del remanente a las numerosas partidas presupuestarias que, según detalló, «no se han cumplido» y que constituyen el «termómetro» de la gestión municipal. Por ejemplo, el empleo de 50.000 euros han quedado sin uso 14.400; de 20.000 euros para la feria de empleo no se ha gastado ni uno; de 18.000 para acciones en el comercio han sobrado dos tercios; de 350.000 euros para planes contra la pobreza solo se han gastado 22.000; de 70.000 para becas y proyectos de fin de carrera no se ha gastado euros; lo mismo en los 160.250 euros para formar a parados».