Hallan el cuerpo sin vida de una vecina de Arrasate de 54 años en el río Deba

El cadáver ha sido rescatado por efectivos de bomberos y Ertzaintza/Oliden
El cadáver ha sido rescatado por efectivos de bomberos y Ertzaintza / Oliden

La mujer, que trabajaba en el Ayuntamiento de la localidad, se encontraba desaparecida desde el lunes y fue localizada flotando por un vecino

Aiende S. Jiménez
AIENDE S. JIMÉNEZ

El cadáver de una mujer de 54 años y vecina de Arrasate fue hallado este martes flotando en el río Deba, entre las localidades de Arrasate y Bergara. Un vecino fue quien localizó el cuerpo sin vida, que flotaba boca abajo sobre el agua. Tras avisar a los servicios de emergencias, dotaciones policiales lograron sacar a la fallecida del agua hasta las orillas del río. Por el momento se desconocen las causas que podrían haber provocado la muerte, aunque el cuerpo no presentaba signos de criminalidad.

Al parecer, la mujer se encontraba desaparecida desde el pasado lunes. Sus familiares, preocupados por su ausencia, dieron la voz de alarma en la mañana de este martes, y contactaron con hospitales y policía en busca de su paradero.

Sobre las 16.00 horas un hombre avistó un cuerpo flotando boca abajo en el río Deba, a la altura de la presa de Barrena, cerca del vivero de Ekilore. Según informaron empleados del vivero, fue un hombre de nacionalidad polaca que había parado a descansar con su autocaravana el que avistó el cuerpo sin vida en el río y les alertó, tras lo cual avisaron a los servicios de emergencia.

Al lugar se trasladaron en primer lugar dotaciones de la Policía local, y después del cuerpo de bomberos forales del parque de Zubillaga, situado en Oñati, y de la Ertzaintza. Los agentes se adentraron en el río para poder rescatar el cuerpo ya sin vida de la mujer y trasladarlo a una de las orillas del río. Una vez en tierra, cubrieron el cuerpo con una manta isotérmica a la espera de la llegada del forense y de los familiares.

Era muy conocida por su compromiso y activismo en favor del medio ambiente

En el primer examen forense, no se observaron indicios de criminalidad

La zona en la que fue hallado el cuerpo es de difícil acceso a pie y está rodeada de mucha vegetación. El cadáver se encontró flotando en las inmediaciones de la presa de Barrena, bajo el caserío que lleva el mismo nombre, situado a las orillas del río Deba, junto a la GI-627 que discurre entre las localidades de Bergara y Arrasate.

Aunque los bomberos acudieron con un vehículo con escala, el rescate del cuerpo del río hasta la zona donde se encontraba el coche fúnebre tuvo que hacerse a pie. Cuatro bomberos forales del parque de Zubillaga descendieron hasta el río con una camilla, acompañados por dos miembros de la policía científica que comprobaron in situ el estado del cadáver. El camino no resultó sencillo dada la boscosidad y la irregularidad del terreno, por lo que fue necesario apartar ramas y esquivar troncos de árboles. Hacia las 18.30 se terminó la complicada operación.

Familiares de la fallecida se acercaron hasta el lugar para reconocer el cadáver. En el primer exámen realizado la médico forense no observó indicios de criminalidad, y tras el levantamiento del cuerpo este fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Donostia, donde le será practicada la autopsia.

Conocida en el pueblo

La fallecida era muy conocida en Mondragón, ya que ocupaba desde hace años un puesto en el departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento de la localidad. Quienes la conocían decían que era una persona muy activa y comprometida con su trabajo, y que participaba en actividades vinculadas con la naturaleza y su preservación. Solía recoger plásticos o basuras que veía tiradas en zonas verdes.

La Ertzaintza ha abierto una investigación para esclarecer las causas de la muerte, aunque por el momento se desconocen las circunstancias en las que se habría producido. Al parecer la mujer se encontraba desaparecida desde el pasado lunes, una tarde en la que la lluvia cayó intensamente en la zona del Alto Deba. Su familia, al comprobar que la mujer no había dado señales de vida desde hacía horas, contactó con la Policía para alertar de su desaparición y también con los hospitales cercanos, por su pudiera haber sufrido un accidente y se encontrase ingresada.

Finalmente sobre las 16.00 horas de la tarde de un hombre encontró el cuerpo de una mujer flotando sobre el río Deba, y los peores presagios se hicieron realidad. Tras identificar el cuerpo, se confirmó que se trataba de la vecina arrasatearra de 54 años, trabajadora del consistorio de dicha localidad.

.