Un fallo eléctrico ocasiona daños en viviendas y negocios de Biteri

Biteri. La torre de 16 plantas se quedó sin ascensor durante doce horas. / OLIDEN
Biteri. La torre de 16 plantas se quedó sin ascensor durante doce horas. / OLIDEN

Una sobretensión «de más de 400 voltios» averió numerosos aparatos | El hotel Arrasate tuvo que realojar a todos sus huéspedes en el hotel Mondragón, pagando la cuenta de su bolsillo

KEPA OLIDEN ARRASATE.

Una avería eléctrica producida el martes por la tarde ha dejado un importante saldo de daños en viviendas y negocios de la zona de Biteri y el Portalón. Una sobretensión en un cable del suministro eléctrico disparó «de 220 a más de 400» el voltaje en algunos hogares y negocios, dejando una larga cuenta de ordenadores, lámparas, frigoríficos, televisores, hornos y otros electrodomésticos dañados.

«Todos los aparatos que en ese momento permanecían encendidos han quedado inservibles», explicaba un vecino de la torre de Biteri 2, una comunidad de 16 plantas y 32 viviendas. Pero no todos los domicilios se vieron afectados. «Solo los que recibían el suministro eléctrico del cable que ha fallado», puntualizaba este vecino y él mismo electricista jubilado.

Este residente atribuía el origen del problema a un «fallo en el empalme de un cable originado probablemente por una sobrecarga en el consumo». La ola de frío que atravesamos dispara el uso de estufas y radiadores y aparatos eléctricos, y ocasiona un pico de consumo eléctrico que bien podría estar en el origen del caos desatado en la tarde del martes. Este factor, sumado a una «posible negligencia en el mantenimiento del tendido eléctrico», hizo que a hacia las 14.00 horas de anteayer martes el suministro eléctrico comenzara a desmadrarse.

Esteban Sánchez, del hotel Arrasate, observó que las luces titilaban y la bomba del circuito de calefacción saltaba una y otra vez. Y el cuadro eléctrico chisporroteaba.

El resultado es que este establecimiento se quedó sin centralita telefónica y sin varios electrodomésticos, entre otros daños. Pero lo peor fue que tuvo que desalojar a todos sus huéspedes y buscarles acomodo en el hotel Mondragón. En total, unas doce habitaciones que Sánchez deberá pagar de su bolsillo.

«Iberdrola no resarce este tipo de perjuicios económicos si la reparación de la avería eléctrica se produce dentro del plazo de 24 horas», explicaba Esteban. Solo le resta esperar que el seguro le abone las cancelaciones, «aunque la diferencia de precio con respecto a las tarifas del hotel Mondragón correrá por mi cuenta».

Los peritos de las distintas compañías de seguros estarán muy ocupados durante los próximos días evaluando los daños y perjuicios ocasionados por la sobretensión eléctrica en las viviendas y negocios afectados.

Los peritos

Así, los motores eléctricos de la persiana eléctrica del kiosco Balanzategi o del ascensor de la torre de Biteri permanecían fuera de servicios ayer a mediodía.

Este bloque de 16 alturas se convirtió en un encierro obligado para muchos residentes de edad avanzada o movilidad reducida desde el mediodía del martes. Como decía con sorna uno de los vecinos de la torre, la del martes fue una jornada de 'operación bikini' para los contados residentes de los pisos altos que tuvieron que salir y ejercitarse después con la larga ascensión por la escalera hasta las plantas 12 o 13.

Un vecino del segundo contaba que cuando llegó a casa «a comer a eso de las 14.00, observé que la luz no iba bien. No se fue pero era tenue y oscilante», y ante el temor de que pudiera producirse una sobretensión, como efectivamente se produjo, «fui directamente al cuadro eléctrico y desconecté el automático». Lograba así salvar los electrodomésticos, pero «tuvimos que ir a comer y cenar fuera de casa».

Ahora es tarea de los peritos de las compañías de seguros evaluar los daños registrados en los aparatos casa por casa, y a continuación reclamar las compensaciones correspondientes a la suministradora eléctrica Iberdrola.

 

Fotos

Vídeos