EH Bildu se conjura para que Arrasate «vuelva a ser ejemplo»

Programa. La candidata a alcaldesa Maider Morrás junto con otros compañeros de su lista durante una reunión en Kulturate. / DV
Programa. La candidata a alcaldesa Maider Morrás junto con otros compañeros de su lista durante una reunión en Kulturate. / DV

Prevención, mediación y un modelo policial propio, recetas para un pueblo seguro | Además del polideportivo de Musakola, una red de infraestructuras ampliará la oferta deportiva a todos los barrios

KEPA OLIDEN ARRASATE.

EH Bildu se conjura para que Arrasate «vuelva a ser ejemplo» presentando una «candidatura capacitada» y unas propuestas programáticas «progresistas» basadas en 5 ejes. El primero se refiere a la seguridad ciudadana y la receta para conseguir un pueblo seguro son «la prevención, la mediación un modelo de policía municipal propio». La coalición propugna ampliar su plantilla «a partir de una bolsa de trabajo propia y especializarla en su labor comunitaria». Y proponen crear la figura del agente de barrio.

Estas medidas se complementaría con la instauración de un «servicio de mediación municipal para atajar los conflictos vecinales» y la creación de una mesa de trabajo comunitaria para la «prevención e intervención en conflictos, con todos los agentes sociales: sociosanitarios, culturales, deportivos, educativos...».

Economía

La reactivación de la economía local y la creación de empleo digno constituyen el segundo eje programático de EH Bildu, y sus propuestas abogan por intermediar entre empresas, servicios y personas desempleadas para la creación de nuevos puestos de trabajo y la inserción laboral de los colectivos más desfavorecidos (jóvenes, mujeres, discapacitados, parados de larga duración...); la implantación de fibra óptica en todo el municipio y la flexibilización de las exigencias urbanísticas.

Asimismo, proponen implementar un plan estratégico de economía urbana y beneficios fiscales para la apertura de negocios; trabajar conjuntamente con el sector comercio y hostelería para impulsar programas que fomenten el consumo local; impulsar el turismo de forma transversal a partir de la oferta cultural y deportiva entre otras; hacer un diagnóstico del sector primario, de cara a impulsar medidas que favorezcan su desarrollo; prever la creación de una estación de autobuses nueva y nuevos sistemas de aparcamiento, y estudiar la posibilidad de municipalizar los servicios públicos.

Deporte descentralizado

El cuarto eje, referido al deporte, aboga por medir al máximo la inversión para la construcción del nuevo polideportivo de Musakola, para lo que «habría que estudiar seriamente la posibilidad de aprovechar parte de las instalaciones externas del actual recinto deportivo». Pero sus propuestas van más allá diseñando una «red de infraestructuras que garantice la práctica del deporte a toda la población y en todos sus barrios». Así, proponen «invertir en Iturripe realizando obras para la práctica de nuevas modalidades deportivas: gimnasio, cancha...; dotar a los barrios (Santamaina, San Andrés, Txaeta) de espacios para el deporte adaptado y de las personas mayores, además de crear áreas para la práctica de deportes que atraen a la juventud de hoy en día: boulder, pumptrack, parkour...; finalizar la red de bicicarriles y seguir, como hicimos anteriormente, acondicionando zonas verdes, dando preferencia a Etxezarreta, y estudiar la apertura de un centro BTT en vías municipales».

Barrios

Barrios «más vivos» y el impulso social al consistorio constituyen los dos restantes ejes. En el primero, la apuesta de EH Bildu se dirige a «volver a restaurar las alcaldías y la comisión municipal de barrios; descentralizar los servicios municipales, y realizar un diagnóstico para cada barrio, conjuntamente con sus habitantes, con el fin de renovar zonas degradadas, implementar programas de vivienda para su reforma y uso intergeneracional, eliminar puntos oscuros, barreras arquitectónicas, crear zonas de parking priorizando a la gente del barrio...».

El impulso social al consistorio se lograría, dice EH Bildu, creando un puesto de técnico municipal para el desarrollo de procesos participativos; contratando de una persona que dinamice la gestión de Kulturola; adecuando un local digno para funerales civiles; estudiando la creación de un Txoko Feminista en Monterrón; facilitando el aprendizaje del euskera; reabriendo el comedor social y el refugio de invierno; con tarifas sociales para la cultura, el deporte, la educación... e implementando un plan contra la violencia machista y con su protocolo».