Del Arizmendi K.E., a levantar la Copa de la Reina

El equipo txuri urdin, con Oihana y la copa conquistada, posa en el terreno de juego de Granada. / RS
El equipo txuri urdin, con Oihana y la copa conquistada, posa en el terreno de juego de Granada. / RS

En su primera temporada en la Real Sociedad, Oihana Aldai ha vivido en primera persona el triunfo en Granada

JOXEBI RAMOS ARETXABALETA.

Para Oihana Aldai su sueño esta temporada se ha convertido en realidad por partida doble. Fichaba por la Real Sociedad, y el pasado sábado lograba junto a sus compañeras proclamarse campeona de la Copa de la Reina en Granada al imponerse al Atlético de Madrid 2-1. La atxabaltarra era la única representante de Debagoiena en el equipo txuri urdin.

De la final Aldai recuerda que «fue un partido muy muy intenso. Teníamos las cosas bastante claras de como afrontar el partido para sorprender al Atlético de Madrid, porque sabíamos que era un equipo que nos tenía muy bien estudiadas. Y las cosas salieron muy bien. El equipo supo sufrir, aguantamos todas muy bien y al final conseguimos la victoria». Hace tan solo unas semanas las jugadoras txuri urdin habían caído en partido de liga en Zubieta contra el equipo madrileño por 1-3, pero como señala Aldai «la copa es una competición a parte. El resultado de la liga no nos llevaba a ningún lado, solo para ver cómo afrontar la final. Sabíamos que era a partido único y podíamos conseguir el título, realmente lo creíamos. Lo dimos todo en cada momento para hacer historia».

Aldai recuerda los minutos de descuento y los nervios que tenía «le chillaba a las jugadoras diciendo desde el área técnica ¡venga, venga, que ya no queda nada!. Cuando oí el pitido final salí corriendo a abrazar a las jugadoras, llorar de la emoción y solté todo, disfrutando con mis compañeras de equipo».

Las jugadoras visitarán mañana varias localidades, entre ellas, Aretxabaleta

La final, para muchos, estaba decantada antes de disputarse. Pero si algo tiene el fútbol, es que todo es posible si se cree que se puede conseguir. Es lo que le sucedió a la Real Sociedad como señala Aldai «no se si ellas vinieron más confiadas al habernos ganado los dos partidos de liga. Pero nosotras fuimos convencidas de que aunque tuvieran un equipo muy potente, no éramos menos que ellas y que lo podíamos conseguir y la Copa podía ser nuestra».

La final la ganó la Real, dando los primeros pasos con los entrenamientos de la semana previa y con los ánimos recibidos por los aficionados. «Durante la semana antes de la final nos hemos preparado con sesiones diferentes. El miércoles vinieron unos chavales a vernos y nos dieron muchas fuerzas y el viernes tras el entrenamiento, ver el apoyo de la gente en Zubieta, y en Loiu, y con los aficionados que nos acompañaban a Granada, todo eso nos ha empujado mucho».

Y llegó el momento de las celebraciones tras el título «lo celebramos con todos los aficionados que fueron a Granada, luego en el vestuario y la noche se nos quedó un poco corta. Y el domingo las celebraciones de Donostia. 24 horas celebrándolo con la gente de muchas maneras». Del recibimiento en Anoeta recuerda que «es una emoción que no se puede expresar. Fue impresionante».

En Aretxabaleta

Y los reconocimientos no han acabado. Mañana las campeonas recorrerán Gipuzkoa y serán recibidas en varios ayuntamientos, entre ellos el de Aretxabaleta, para brindar el título a todo el territorio y agradecer a todos los aficionados el apoyo recibido durante esta temporada para el recuerdo. Se espera que la expedición realista llegue a las 11.00 horas al consistorio atxabaltarra, en la que será un momento muy especial para Oihana Aldai.

Forjada como jugadora en Arizmendi K.E., donde jugó hasta los 16 años, Aldai se fue al Mondragón, donde jugó durante tres años. También jugó en el Añorga, Oiartzun y Zaragoza. La atxabaltarra ha llegado esta temporada a la Real Sociedad y lo hace con un título que quiere dedicar «a todos los que siempre han estado a mi lado: la familia, mi cuadrilla, y me acordé mucho de mi tío, Aitor Aranzabal, que me seguía mucho. Y por supuesto a los clubes en los que he jugado como Arizmendi y Mondra, porque he crecido y soy lo que soy por haber estado con ellos».