Los niños de 'El Gallinero' traen arte

Exposición. Unode los collages de Siro López realizado con latas que mostrará en el salón de plenos./
Exposición. Unode los collages de Siro López realizado con latas que mostrará en el salón de plenos.

Mariaren Lagundia invita del 10 al 14 de mayo a 32 pequeños del poblado

JUAN A. MIGURA

Los 32 niños de la comunidad chabolista madrileña de 'El Gallinero' que llegarán el próximo domingo para permanecer en la villa hasta el 14 de mayo, con la comunidad escolar de Mariaren Lagundia, llegan en esta ocasión acompañados de la exposición 'Arte y Solidaridad', con propuestas creativas realizadas con objetos rotos y materiales reciclados por el artista Siro López, que plasma pequeñas historias de colectivos y comunidades marginales.

El arte como denuncia y la integración hacen pareja en la segunda visita de los niños, que estarán acompañados por sus monitores. Otra vez son los alumnos del último año del ciclo de formación profesional en integración social los encargados de organizar la estancia, con el respaldo y coordinación de la profesora, Susana Aparicio.

El primero de los trabajos que asumen 25 estudiantes de este grado, y otros de la secundaria del centro, será el de asistir, el martes por la mañana a una jornada de formación de dos horas, con el artista Siro López, para que ellos sean los guías de otros escolares y del público en general que visite la exposición. La muestra se montará en el salón de plenos hasta el 22 de mayo, y estará abierta por la mañana, para recorrido guiados a estudiantes, y desde las 17.00 a 19.30 horas, para todo el público.

Los residuos convertidos en arte de Siro, funcionan como una metáfora para denunciar una realidad. Este artista polifacético busca sensibilizar a las personas con la representación de los derechos humanos, tras su experiencia en distintos países, «es una exposición de pintura en la que yo voy pintando siempre diferentes objetos de desecho, u objetos que voy reciclando, que otros han tirado a la basura como inservibles, y los recojo para reutilizar y convertirlo en una obra de arte, y al mismo tiempo en una obra de sensibilización y de denuncia, con diferentes técnicas y dentro del hiperrealismo», apuntaba hace unas semanas en un entrevista en Granada.

Con el aperitivo artístico, tanto la comunidad escolar como los bergareses, estarán listos para repetir las exitosa experiencia de la estancia en 2012 de 37 niños rumanos del mismo punto de exclusión social.

Poblado chabolista

'El Gallinero', es un asentamiento con más de medio centenar de familias que sobreviven en la más absoluta marginación, a 12 kilómetros de la popular Puerta del Sol, y junto a la Cañada Real, el mayor supermercado de heroína de Europa.

La amistad y relación entabladas con el poblado hace tres años se mantiene muy vivo, con envíos anuales de ropa y otras iniciativas. En ese punto negro tan cercano al corazón de Madrid, viven unas 300 personas marcadas por los derribos forzosos de las chabolas, y todos los rasgos de la marginalidad, en una comunidad que sufre sobremanera la dureza de la crisis.

En 2012 los niños y niñas regresaron a Madrid con el autobús cargado de ropa donada en buen estado para hacer más llevadero el invierno de la meseta, y en esta segunda visita repetirán. De la misma manera que volverán a conocer la geografía guipuzcoana y mantendrán contacto diario con los escolares de Mariaren Lagundia, que aprovecharán esa estancia para desarrollar 'Hezkuntzaren Astea'.