Diario Vasco

San Sebastián, 17 abr (EFE).- La Real Sociedad visitará este domingo el Camp Nou, su peor campo de toda la Primera División, donde no gana desde 1991, en busca de un triunfo que podría reavivar sus mínimas opciones de pelear por Europa en los últimos partidos que restan para terminar LaLiga.

Los donostiarras se jugarían más, en teoría, que un conjunto azulgrana que toca casi con las dos manos el campeonato liguero, ya que una segunda victoria fuera de casa en 2019 -la anterior fue en el Santiago Bernabéu- podría servir para poner paños calientes a una temporada decepcionante.

La victoria del Barça ante el Manchester United en la Liga de Campeones puede además relajar a un equipo de Ernesto Valverde que transita con una diferencia tan grande que se puede permitir reservar a jugadores importantes para el compromiso de las semifinales Champions el 30 de abril.

La estadística, sin embargo, no concede prácticamente ninguna opción de triunfo al equipo de Imanol Alguacil, que lleva 28 años sin vencer en el feudo azulgrana, concretamente desde el 28 de mayo de 1991, con los goles del irlandés John Aldridge (2) y del inglés Dalian Atkinson para conseguir aquel 1-3.

La crudeza del historial de enfrentamientos entre ambos conjuntos en Barcelona es llamativa, ya que ambos equipos han jugado 91 partidos en Barcelona, de los que la Real únicamente ha ganado 3, el que se llevó en 1991, otro en 1986 y el más alejado en el tiempo, en 1979.

El Santiago Bernabéu, el otro estadio vedado a los buenos resultados para los guipuzcoanos, es más favorable, porque allí la Real ha vencido en seis ocasiones, la última este mismo año aunque llevaba sin conseguir una victoria en el estadio blanco desde 2004.