Diario Vasco

San Sebastián, 16 abr (EFE).- El Consorcio de Residuos de Gipuzkoa (GHK) aprobará previsiblemente la próxima semana adelantar al 3 de julio, tres meses antes de lo establecido, la operatividad plena de la planta de tratamiento mecánico-biológico (TMB) del complejo de Zubieta, lo que supondría un ahorro de casi 890.000 euros en la gestión de residuos este año.

La medida figura en una propuesta que el presidente de GHK y diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, someterá a la asamblea extraordinaria del Consorcio, convocada para el próximo martes, 23 de abril, en el Palacio Foral, en San Sebastián, y que en principio saldrá adelante dada la mayoría de la que goza en la entidad el gobierno foral PNV-PSE.

La propuesta en sí, difundida este martes por el departamento que dirige Asensio, es para modificar el contrato de concesión de la primera fase del Complejo Medioambiental de Gipuzkoa (CMG-1), la que incluye también la incineradora, e implica "el adelanto del periodo de puesta en marcha y operación" de la TMB, cuya construcción, como ya adelantó el responsable foral en una visita a las obras el pasado 26 de marzo, estaría concluida en un mes.

Según el contrato vigente, la sociedad concesionaria tiene hasta el 3 de octubre de 2019 para iniciar el funcionamiento completo de toda la fase I pero, "a la vista del avance de ejecución de las obras", existe "la oportunidad técnica" de terminar las de la TMB de forma casi inminente, "el 24 de abril o, en todo caso, antes del 6 de mayo".

La proposición plantea iniciar entonces el periodo de pruebas, estimado en dos meses, por lo que el nuevo "objetivo" fijado ahora establece el 3 de julio de 2019 como la fecha para terminar esa etapa y empezar realmente a operar, tres meses antes del plazo contractual previsto.

Esta "puesta en marcha y operación anticipada" de la TMB obliga, como advierte la propuesta, a modificar el contrato que la regula y, en consecuencia, el régimen de pagos estipulado por disponibilidad y por tonelada.

La propuesta incluye un informe económico que justifica la conveniencia de hacerlo, pues la TMB "podría operar de forma autónoma e independiente al resto del complejo" y, el pretratamiento que hace de la basura, permitiría "reducir el volumen y cantidad de residuos" -del 25 al 30 %- que actualmente son trasportados y depositados en vertederos, en Mutiloa o en Bizkaia.

Tras calcular los costes económicos de aminorar esas actuaciones, con los pagos que acarrea cada una, y lo que supone empezar 3 meses antes a pretratar las basuras en la TMB, con los desembolsos que habrá que empezar a hacer antes, se conseguiría un ahorro de 889.761 euros, concluye el informe.

El documento económico sostiene asimismo que GHK cuenta con presupuesto suficiente para afrontar el adelanto, ya que los presupuestos de 2019 contemplan costes de trasporte y canon de vertido en Bizkaia de casi 3,4 millones de euros.