Diario Vasco

San Sebastián, 16 abr (EFE).- La Real Sociedad afronta con escasos objetivos su partido de este sábado en el Camp Nou ante el líder Barcelona, con problemas en sus últimas salidas y una sola victoria a domicilio en 2019, la lograda en el mes de enero en el Santiago Bernabéu contra el Real Madrid.

Posteriormente no pudo hacerse con el triunfo ni ante el Betis en Copa, ni en LaLiga en los campos de Vallecas, Mestalla, Girona, Sevilla, Valladolid y Vigo.

Los donostiarras, a pesar de ello, son uno de los mejores fuera de casa, aunque su rendimiento a domicilio ha caído desde la llegada de Imanol, que ha mejorado los resultados en Donostia pero empeorado los puntos conseguido por Asier Garitano fuera.

El encuentro ante el equipo culé puede ser muy especial para Joseba Zaldua que, de jugar, haría su partido número 100 con la camiseta blanquiazul.

El lateral donostiarra, que estuvo cedido la pasada temporada al Leganés, se mostró "muy ilusionado" para ese encuentro en el que confía en dar la sorpresa, en declaraciones realizadas a la web del club, coincidiendo con la jornada de descanso de su equipo.