Diario Vasco

San Sebastián, 16 abr (EFE).- Miren Arzalluz ha asegurado este martes que el exalcalde de Getaria, Mariano Camio (PNV) le pidió de manera "sutil", mientras era el máximo responsable de la construcción del Museo Balenciaga, que asumiera "puntualmente" unas funciones que correspondían al arquitecto cubano Julián Argilagos.

Miren Arzalluz, hija del expresidente del PNV Xabier Arzalluz, ha prestado declaración en la sexta jornada del juicio que se sigue en San Sebastián por las presuntas irregularidades cometidas durante la construcción del museo dedicado al prestigioso modisto Cristóbal Balenciaga en su localidad natal de Getaria (Gipuzkoa), proyectado en 4,8 millones de euros en 2000 y que terminó costando 30 once años más tarde.

Mariano Camio, máximo responsable del proyecto en su condición de vicepresidente de la Fundación Balenciaga y gerente de la Sociedad Berroeta Aldamar, y el arquitecto cubano Julián Argilagos, huido de la justicia, son los principales acusados en este asunto, en el que asimismo está procesado el también arquitecto cubano Rolando Paciel.

La Fiscalía responsabiliza a Camio de favorecer a Argilagos, con el que mantenía una "intensa relación sentimental", mediante la introducción de una cláusula en un contrato que incrementaba sus honorarios de manera lineal en función del aumento del coste final del museo y, entre otras irregularidades le acusa de permitirle desarrollar sus funciones desde Miami (EEUU) y sin tener convalidado su título de arquitecto en España, lo que obligó a contratar al también cubano Paciel, quien igualmente carecía de convalidación

La figura de Miren Arzalluz, quien realizó una investigación de un año en la Fundación Balenciaga financiada por la Diputación de Gipuzkoa entre 2006 y 2007, y que seguidamente fue contratada como "curator" en este museo, ha centrado el protagonismo de la sesión celebrada este martes, en la que en ningún momento ha sido preguntada sobre el informe interno que elaboró desvelando la desaparición de distintas prendas de Balenciaga custodiadas por la Fundación.

Este documento, que constataba la desaparición unas medias de nylon cedidas por el Metropolitan Museum of Art de Nueva York y unos guantes y dibujos del maestro, además de varios pañuelos que Camio habría regalado a esposas de ediles y cargos públicos del PNV, no ha sido objeto de pregunta alguna debido a que, según desveló el Fiscal en las primeras sesiones de la vista, estos hechos habrían prescrito.

No obstante, la testigo sí ha sido interrogada sobre el trabajo que desarrolló en la que iba a ser exposición inaugural del museo en septiembre de 2007, para la que se había solicitado la colaboración de nueve prestigiosos museos internacionales que iban a prestar una selección de las creaciones de Balenciaga de sus colecciones para este evento.

Arzalluz, que actualmente dirige el Museo de la Moda de París, ha explicado que el encargado de "coordinar" las relaciones con estos museos que previamente habían sido visitados por Camio y Argilagos, era este último.

No obstante, ha recordado que en un momento dado Camio le mostró su "preocupación" y "desasosiego" porque el Museo Metropolitan de Nueva York, uno de las entidades participantes en la exposición, había intentado contactar con Argilagos y "no contestaba".

Camio le comentó que el arquitecto cubano no se encontraba "bien" y que era necesario "seguir avanzando" con la exposición porque "se echaba el tiempo encima", un contexto en el que "de forma puntual" se prestó a "echar una mano", ya que "debido a su experiencia internacional" en estas cuestiones conocía a algunos de los responsables de los museos participantes hasta que Argilagos "se encontrara mejor".

Arzalluz ha explicado que aunque ella contactó con todos los muesos previstos al final "nunca se recibieron los vestidos", aunque no ha podido recordar o ha dicho no estar presente en otros episodios como una discusión sobre un factura que Camio habría tenido con una empleada de la Fundación o su intervención en el proyecto de interiorismo del museo.

En la jornada de este martes, también han declarado dos testigos que elaboraron un informe sobre la posible falsedad de cuatro documentos de la causa en los que, según han comentado, encontraron "indicios" de posible "manipulación" de firmas y otros aspectos, entre los que han citado dos contratos entre Camio y Argilagos y dos facturas.

La sesión se ha completado con los testimonios del secretario del Colegio de Arquitectos Vasco Navarro, un extécnico del departamento de Cultura de la Diputación de Gipuzkoa, el director de obra de la segunda fase del museo y un arquitecto contratado por Argilagos, entre otros testigos

Está previsto que el juicio concluya mañana con las conclusiones definitivas y los informes de las partes.