Diario Vasco

San Sebastián, 14 mar (EFE).- Un hombre de 61 años ha sido detenido en Larraul por mantener activo un matadero ilegal en esta localidad guipuzcoana, que ya fue desmantelado el pasado mes de septiembre, donde sacrificaba ganado ovino, cuyas pieles y vísceras arrojaba después a una sima del monte Ernio, ha informado el Departamento vasco de Seguridad.

A finales de febrero, la Ertzaintza fue alertada de que se estaban arrojando con regularidad restos de animales a este lugar, tras lo cual varios agentes comprobaron que en el interior de la sima, de unos seis metros de profundidad, había huesos, pieles y vísceras, algunos de ellos depositados recientemente.

Las investigaciones llevaron hasta el arrestado, propietario de ganado ovino que de forma habitual vendía a particulares, explica la Consejería de Seguridad en su nota.

Los ertzainas, acompañados por un veterinario de la Diputación de Gipuzkoa y dos técnicos del Departamento de Sanidad del Gobierno Vasco, acudieron a la vivienda del sospechoso y localizaron en el establo una estancia habilitada como matadero junto a diferentes enseres utilizados para el sacrificio de los animales.

El hombre fue detenido este martes como presunto autor de sendos delitos de maltrato animal, contra el medio ambiente y contra la salud pública.

En septiembre de 2018 no llegó a ser arrestado, sino investigado por hechos similares y por los mismos delitos, aunque en esa ocasión junto a su pareja, de 51 años.

En esa ocasión, la Policía vasca localizó alrededor de quince sacos con restos putrefactos de desechos de animales en el cauce de un riachuelo de la vecina localidad de Anoeta.