Diario Vasco

San Sebastián, 9 nov (EFE).- La selección de Samoa es ligera favorita en el partido amistoso que espera atraer a miles de seguidores del rugby al remodelado estadio de Anoeta de San Sebastián, con capacidad para 28.000 aficionados, este sábado ante Estados Unidos.

Este partido se enmarca en la preparación de ambos conjuntos para el Mundial de Japón que se jugará en 2019, en el que los samoanos se medirán a los anfitriones, además de Rusia, Irlanda y Escocia, mientras que los americanos lo harán en el duro grupo B contra Inglaterra, Tonga, Francia y Argentina.

Samoa, pequeña isla del pacífico, es una selección de primer rango en este deporte y exporta jugadores a las grandes ligas mundiales como la inglesa, la francesa, japonesa o neozelandesa, incluso en la propia competición española.

Las enormes distancias para jugar partidos de nivel por su localización geográfica y la diáspora de jugadores por todo el planeta hace que sea más sencillo citarlos en Europa en distintos escenarios como Anoeta, que ha sido sede esporádica de grandes eventos de clubes de rugby cercanos de la liga francesa.

Samoa ha jugado todos los campeonatos mundiales desde 1991 hasta 2015, y enfrente se encontrará a un rival de nivel que vive este deporte a la sombra de sus grandes ligas y que es el segundo mejor combinado de toda América tras Argentina.

El poderío físico en esta selección está por encima de su nivel técnico ya que no es inusual que la cantera del rugby americano tenga origen en deportes como la lucha, el kárate o el propio fútbol americano.

La selección norteamericana ocupa en el ranking mundial de este deporte el puesto número quince, justo por delante de la que este sábado será su rival Samoa.