Diario Vasco

San Sebastián, 15 sep (EFE).- El entrenador del Barcelona, Ernesto Valverde, reconoció los sufrimientos que tuvo que pasar su equipo en Anoeta, felicitó a sus jugadores por la victoria (1-2) ante la Real Sociedad y aseguró, medio en broma medio en serio, que se va de San Sebastián "sólo un poquito preocupado".

"No me voy preocupado relativamente. Hay cosas que mejorar y también hay que tener en cuenta que la Real te puede meter contraataques en un partido y que tiene buenos jugadores", resumió tras el encuentro el técnico azulgrana.

El preparador vizcaíno explicó que tuvo que mover el banquillo para evitar precisamente las contras de su rival, una estrategia que le daría buenos resultados, sobre todo cuando entró en acción Arturo Vidal y le permitió volver "a una disposición 4-3-3 que estaba muy bien".

Valverde no quiso profundizar en las críticas recibidas por el escaso fútbol que exhibió el Barcelona y recordó que jugar en Anoeta "nunca será un paseo triunfal para ningún equipo y tampoco remontar un partido" en ese campo "será sencillo para nadie".

El técnico barcelonista negó que hubiera visto el encuentro perdido en algún momento, después de la sucesión de derrotas encajadas desde 2010 en San Sebastián, porque la calidad de su plantilla le hace siempre mantener la creencia de que puede ganar todos los encuentros.

"Cuando perdíamos no estaba preocupado porque veía que llevábamos el peso del partido y teniendo en cuenta que ellos nos hicieron el gol en una segunda jugada, pensaba que nosotros también íbamos a tener opciones para ello ya que teníamos mucha gente arriba" concluyó Valverde.