Diario Vasco

Errenteria , 15 sep .- El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, ha señalado hoy que José Miguel Cedillo es un "ejemplo elocuente" de que a través de un proceso "personal", que "no es generalizable, pero muy digno de ser tenido en cuenta", una víctima del terrorismo puede "transformar" el dolor padecido "en una fuerza para trabajar por la paz".

Erkoreka ha hecho estas declaraciones a los medios de comunicación al término del homenaje que José Miguel Cedillo ha tributado hoy en el alto Perurena de Errenteria (Gipuzkoa) a su padre, Antonio Cedillo, asesinado por ETA el 14 de septiembre de 1982.

Antonio Cedillo sobrevivió, malherido, a una emboscada de ETA contra dos coches en los que viajaban cinco agentes del Cuerpo Nacional de Policía, dos de los cuales murieron en el acto y otro falleció al ser trasladado al hospital.

A Cedillo un vecino lo encontró herido en la carretera y lo subió a su furgoneta para trasladarlo al hospital, pero los etarras lo detectaron, hicieron parar el vehículo, arrojaron al policía a la cuneta y lo remataron. Al día siguiente, otro policía, Julián Carmona, compañero de los asesinados, se suicidó en las dependencias del Gobierno Civil.

El portavoz del Gobierno Vasco ha señalado que aunque "todas las experiencias vinculadas al terrorismo han sido duras" ésta "es particularmente ilustrativa de la dureza" de lo que fue la actividad de ETA y "de las secuelas personales, familiares y sociales que ha dejado".

Por ello, ha considerado que "merece una presencia y un reconocimiento especial en el marco de la política de reparación y reconocimiento de las víctimas que impulsa" el ejecutivo autonómico vasco.

Ha destacado que en este caso "el proceso personal de la familia, particularmente de José Miguel", ha puesto de manifiesto que "el dolor padecido" por una víctima del terrorismo puede, "a través de un itinerario personal muy duro", "no generalizable pero muy digno de ser tenido en cuenta", transformase en "una fuerza y un propósito de trabajar por la paz, el reconocimiento y la reconciliación" y "no convertirse en una fuente de odio, persecución y violencia"

"Es un ejemplo elocuente de que esto es posible que hay que aplaudir y respaldar", ha concluido.