Diario Vasco

San Sebastián, 20 ago (EFE).- El guipuzcoano Carlos Peña ha iniciado esta tarde su intento de batir un nuevo récord mundial nadando durante 24 horas sin interrupción, a espalda y con poca o casi nula visibilidad en el río Urumea de San Sebastián para apoyar la lucha contra la retinosis pigmentaria.

El reto solidario ha partido a las 16.30 horas, desde el club de remo Ur Kirolak, donde se prevé que finalice mañana con la consecución por parte del tolosarra de un nuevo récord del mundo.

El diputado de Cultura y Deportes de Gipuzkoa, Denis Itxaso, ha sido el encargado de tocar la bocina con la que ha comenzado a contar el tiempo de este nuevo reto de Carlos Peña.

Para afrontar esta hazaña, organizada bajo el lema "Apaga la luz y nadar", Peña va provisto de unas gafas especialmente modificadas para la ocasión, con las que apenas puede ver y que simulan la ceguera o baja visión que provoca la retinosis pigmentaria, han informado hoy los organizadores en un comunicado.

El nadador dedicará esta prueba a la Asociación Cultural sin ánimo de lucro dameTVision, que preside el rockero Ibón Casas, quien sufre esta dolencia degenerativa que afecta a la retina, se caracteriza por una pérdida lenta y progresiva de la visión y padecen más de 25.000 personas en España y cientos de miles en todo el mundo.

Con este intento de lograr un nuevo récord mundial solidario, Carlos Peña quiere ayudar a dameTVision a conseguir su objetivo principal: hacer visible esta problemática a través de un gran documental en el que se podrá ver cómo Ibón Casas viaja a Los Ángeles en busca de Stevie Wonder para proponerle que se sume a la lucha de dameTVision contra esta enfermedad rara.

Durante su periplo por el río Urumea, Carlos Peña está acompañado por efectivos de la DYA y por un grupo de voluntarios piragüistas.