Diario Vasco

San Sebastián, 12 ago (EFE).- SOS Racismo ha denunciado hoy que un total de 25 inmigrantes en tránsito hayan tenido que dormir hoy en la calle, en Irun, mientras quedaban 35 camas vacías en el albergue provisional ubicado en el edificio de Martindozenea.

SOS Racismo, que ha celebrado hoy una concentración en Irun para denunciar esta "perversa situación", ha explicado en un comunicado que el protocolo establecido por la mesa institucional formada por Gobierno Vasco, diputaciones y ayuntamientos de las tres capitales e Irun fija en tres días la estancia máxima en este recurso.

Por este motivo, una vez utilizado el albergue, estas personas no pueden volver al mismo, ha denunciado SOS Racismo, que ha explicado que ello ha motivado que 25 personas hayan tenido que pernoctar en la calle.

Ha asegurado que la Red de Apoyo trata de cubrir de manera precaria "las necesidades que las instituciones no asumen".

Ha subrayado que tienen en cuenta "el esfuerzo de las instituciones" pero es "claramente insuficiente" por lo que la red integrada por entidades y ciudadanía a título personal sigue exigiendo una "acogida digna e integral a personas que afrontan situaciones muy peligrosas generadas en gran medida por políticas institucionales que no les permiten viajar de manera segura y regular".