Diario Vasco

San Sebastián, 13 jul (EFE).- Donostia Kirola y la Diputación de Gipuzkoa han suscrito hoy el convenio para la reforma de la pista de atletismo del velódromo Antonio Elorza de San Sebastián, que tendrá un coste de 375.354 euros, 75.000 más que los anunciados por el Ayuntamiento hace un mes.

La obra durará mes y medio, de forma que las pistas, que tienen 25 años de antigüedad, estarán listas para su utilización en septiembre.

El ente foral aportará , según ha informado en un comunicado, un total de 150.141 euros para esta obra, que está dentro del Plan de Equipamientos Deportivos 2017-2020, del que se beneficiarán 55 municipios del territorio.

La gerente del Patronato Municipal de Deportes de San Sebastián, Leire Landa, y el diputado de Cultura y Deportes de Gipuzkoa, Denis Itxaso, han firmado el convenio en un acto al que ha acudido también el alcalde de San Sebastián, Eneko Goia.

El paso del tiempo, su uso intensivo y las características propias del material de la pista ha producido una alteración de las condiciones originales de la superficie, lo que ha hecho que sus componentes se estén deshaciendo, por lo que ha perdido sus propiedades técnicas, como elasticidad, grado de antideslizamiento, absorción de impactos, resistencia a los clavos y color.

Itxaso ha dicho que los responsables de la Diputación están "concienciados de que es importante que toda la ciudadanía guipuzcoana y los deportistas tengan acceso a unas buenas instalaciones donde puedan hacer deporte y mejorar su calidad de vida".

"Y precisamente el velódromo es una de las más utilizadas por nuestros deportistas. Entrenan a la vez nuestros atletas de élite y cantidad de deportistas amateur y, por ambas razones, es fundamental que la instalación pueda estar en buenas condiciones de uso", ha recalcado.

Por su parte, Goia, ha destacado que se trata de una instalación "única en Euskadi", que da servicio "a gran cantidad de personas" de Gipuzkoa y territorios limítrofes.

"La pista estará disponible para septiembre, para que los atletas puedan preparar la temporada de pista cubierta. El nuevo tartán, de color azul, hará del velódromo una instalación más donostiarra si cabe, y nos permitirá acoger distintas competiciones a las que ahora no podíamos aspirar dada la situación en la que se encontraba", ha añadido.