Diario Vasco

San Sebastián, 13 jul (EFE).- Edesa Industrial -antigua Fagor Electrodomésticos-, perteneciente al grupo catalán CNA, ha abandonado oficialmente la situación de concurso tras la aprobación del convenio en la Junta de Acreedores celebrada hoy, con lo que el asunto quedaría solo pendiente de la confirmación del correspondiente auto judicial.

Según informa la compañía Cata, principal acreedor de Edesa y también propiedad de CNA, en la reunión celebrada hoy se ha ratificado la propuesta de convenio presentada en el Juzgado Mercantil número 1 de San Sebastián

Este acuerdo se basa en un proyecto de reestructuración que se llevará a cabo mediante un nuevo plan comercial para el impulso de la marca Edesa.

Con la aprobación del convenio se ha alcanzado una quita del 90 % de la deuda de acreedores y se ha acordado el pago en diez años del 10 % de la deuda restante. El acuerdo pasa además por un plan de refinanciación bancaria de la compañía que asciende a 54,5 millones de euros, y se incluyen las amortizaciones de los diferentes tramos entre 2018 y 2022.

Según la nota difundida por la compañía, este plan de refinanciación se llevará a cabo mediante el plan aprobado en el convenio de viabilidad de Edesa, que consiste en la fabricación anual de 61.000 encimeras, un 62 % de vitrocerámica y un 38 de inducción, para vender tanto en el mercado español como en la exportación, mediante el desarrollo comercial nacional e internacional de línea blanca, con la marca Edesa.

Este plan de viabilidad se incluye dentro del nuevo modelo de negocio aprobado en la junta de acreedores, reiniciando la fabricación de sus nuevos modelos y los modelos habituales de siempre.

CNA se hizo con los activos industriales de Fagor Electrodomésticos en 2014 y tres años después, el 30 de junio de 2017, presentó el preconcurso de acreedores de la empresa heredera de la histórica cooperativa Edesa Industrial, y posteriormente un ERE de extinción para toda la plantilla.

En diciembre de 2017, CNA presentó una proposición anticipada de convenio, con una propuesta de la compañía polaca Amica Group, que ofrecía 26,8 millones para adquirir determinadas líneas productivas de Edesa Industrial y Geyser, a cambio de seguir comercializando sus productos bajo la marca Fagor.

Sin embargo, CNA no alcanzó un acuerdo con la Coorporación Mondragón para la cesión de la marca y la propuesta no fue aceptada, por lo que el concurso y el ERE de extinción siguió adelante.

El pasado junio el grupo catalán alcanzó un acuerdo con las entidades bancarias para la reestructuración y refinanciación de la deuda de 54,4 millones de euros de su empresa Edesa Industrial y, tras obtener las adhesiones suficientes, hoy la Junta de Acreedores ha aprobado su propuesta de convenio con lo que da por superado el concurso de acreedores.