Diario Vasco

San Sebastián, 26 abr (EFE).- El Juzgado de lo Social número 2 de San Sebastián ha reconocido que la causa de la muerte de un extrabajador de la empresa Pedro Orbegozo-Acenor fue debida a la exposición al amianto, por lo que obliga al Instituto Nacional de la Seguridad Social a abonar a su viuda la prestación de enfermedad profesional.

La sentencia, de la que ha informado la asociación de afectados por el amianto Asviamie, da la razón a la viuda de este trabajador, fallecido en septiembre de 2015 por adenocarcinoma pulmonar, a quien se le habían denegado estas prestaciones porque la Seguridad Social alegaba que no era posible establecer que el origen de la dolencia fuera profesional.

La víctima, Antonio M.P., comenzó a trabajar en julio de 1957 como mecánico en Pedro Orbegozo-Acernor de Hernani y, según Asviasmie, estuvo en contacto con amianto durante más de 35 años.

En agosto de 2015 le detectaron un adenocarcinoma pulmonar en el Hospital Donostia y un mes más tarde falleció.

Los informes médicos de Osakidetza sí recogieron que había estado expuesto al amianto, pero no comunicaron la "sospecha de enfermedad profesional", trámite que sí cumplió Osalan en 2017, cuando concluyó que no se podía descartar que el trabajador hubiera estado expuesto a la inhalación de fibras de amianto".

Sin embargo el Instituto Nacional de la Seguridad Social, cuando le fue reclamada la prestación por enfermedad profesional, y las mutuas Fraternidad y Mutualia, consideraron que no era posible establecer el origen profesional de la enfermedad y argumentaron, entre otras cuestiones, que el fallecido era un "gran fumador".

La sentencia da la razón a la viuda y establece que fue el amianto el agente causante del cáncer que acabó con su vida, por lo que tiene derecho a percibir las prestaciones por enfermedad profesional.

Asviasmie ha explicado que la sentencia abre la vía a la viuda para reclamar indemnizaciones por daños y perjuicios y de recargo de prestaciones por falta de medidas de seguridad e higiene.

Esta asociación ha afirmado que "es necesario acabar con la ocultación anual del origen laboral de cientos de cánceres profesionales en Euskadi, para lo que animan a posibles afectados a que se inscriban en el listado de trabajadores expuestos al amianto, lo que posibilitará su vigilancia sanitaria específica y la detección precoz de las posibles enfermedades.