Diario Vasco

San Sebastián, 14 mar (EFE).- José Olea, quien fuera delegado de Comisiones Obreras en la empresa MEIN Fundición en Cáscara de Ezkio-Itsaso (Gipuzkoa), donde trabajó como granallador, ha fallecido víctima de una silicosis, ha informado hoy este sindicato.

Según recuerda CCOO en una nota, durante su vida laboral el fallecido "no fue informado de los riesgos que tenía en su puesto de trabajo ni la empresa le proporcionó protección respiratoria".

"Cuando enfermó le tocó luchar contra la mutua, el Servicio de Prevención, Osakidetza y el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) para que en 2015 le fuera reconocida una Incapacidad Permanente Absoluta por la silicosis, fibrosis pulmonar e insuficiencia pulmonar crónica que sufría", explica el sindicato.

Por aquel entonces, "la inspección de trabajo acreditó lo que CCOO denunciaba y condenó a la empresa a abonar un 30% de recargo de prestaciones", según recuerda la central.

Al hilo de este fallecimiento, Comisiones Obreras recalca que no cejará de "denunciar la crueldad que supone para los trabajadores, cuando su salud se deteriora y sus días se van agotando, tener que luchar por el reconocimiento de las enfermedades profesionales por la interesada incompetencia de mutuas, INSS y Osakidetza".

"En este sentido José fue ejemplo para el conjunto del sindicato", concluye el comunicado de CCOO.