Diario Vasco

Bangkok, 1 ago (EFE).- Los diez países miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) remarcaron que no quieren convertirse en el vertedero del mundo, después de que naciones de la región enviaran contenedores con desechos de manera ilegal de vuelta a países como Canadá, Francia o España.

La ministra indonesia de Exteriores, Retno Marsudi, declaró que el bloque es unánime a la hora de impedir que la basura de otros países acabe en el sudeste de Asia.

La canciller aseguró que conversó este miércoles con sus homólogos para acordar medidas conjuntas, durante la cumbre de ministros de Exteriores de ASEAN que se celebra esta semana en Bangkok.

Indonesia, Malasia o Filipinas son algunos de los socios de la ASEAN que ha reenviado a los países de partida contenedores con toneladas de desechos y cuya carga no correspondía con la mercancía declarada.

El bloque de países de la ASEAN -formado por Birmania, Brunéi, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam- firmó el pasado junio una declaración para combatir la basura, en especial los productos plásticos, que acaba en los mares de estaa región, donde se hallan algunos de los países que más plásticos desechan a las aguas.

Desde que China prohibió a finales de 2018 la importación de residuos plásticos no reciclables, el tráfico se desvió en gran parte a países del Sudeste Asiático.