Diario Vasco

Palma, 1 ago (EFE).- La tripulación del barco malagueño "Aldebarán", integrada por personas con discapacidad, ha agradecido este jueves a los reyes y sus hijas "dar visibilidad" a este colectivo con el encuentro mantenido en Palma con motivo de su participación en la 38 edición de la Copa del Rey Mapfre de vela.

Los reyes, junto con la princesa Leonor y la infanta Sofía, han charlado con los miembros del "Aldebarán" durante su visita al Real Club Náutico de Palma (RCNP) en el primer día de vacaciones en la isla.

Es la primera ocasión en la historia de la Copa en la que una embarcación con regatistas discapacitados compite en la regata más importante el Mediterráneo.

El Club Andaluz de Vela Adaptada y la ONG Para Ocio han hecho posible la iniciativa después de que pidieran por carta a Felipe VI que intermediaria para que les pudieran invitar a la Copa del Rey Mapfre.

Conseguido el objetivo, los reyes y sus hijas han querido conocer de primera mano su experiencia en la regata.

"Nos ha sorprendido el que nos hayan recibido de esta manera y que hayamos podido hablar de vela, de nuestros proyectos y de la experiencia en la Copa. Para nosotros es algo histórico. Estamos encantados", ha afirmado el presidente de la ONG, Jorge Román, en declaraciones a EFE.

Según Román, los reyes se han interesado por cada uno de los tripulantes y el tipo de discapacidad que tienen, entre ellos, dos invidentes, además de que Felipe VI les ha contado su experiencia como regatista.

El responsable de la ONG ha subrayado que gracias al encuentro con los reyes, el proyecto "va a tener una visibilidad total" y puede ayudar a darle continuidad en el futuro.

"Queremos volver el año que viene con otra gente", ha deseado Román ante el eco que ha tenido la primera experiencia, que además va a quedar recogida en un documental.

Dani Canca, el responsable médico del equipo, ha desvelado la sorpresa que ha representado estar con la familia real: "No pensábamos que nos dedicarían unos diez minutos de su tiempo. Ha sido muy ameno".

El "Aldebarán", que es el barco más antiguo y pesado de toda la flota de la Copa, compite en la clase ORC 3, mientras que el "Aifos 500" de Felipe VI está en la de Swan 50.

"Aunque estamos en categorías distintas, nuestros tripulantes dicen que quieren ganar al rey", ha comentado Canca, para quien terminar la regata es ya un éxito, a pesar de que por ahora van últimos.

El médico de la tripulación ha pedido que una vez que acabe la Copa, la discapacidad siga teniendo visibilidad y que en el futuro puedan competir otros equipos como el del "Aldebarán".

Canca se ha quejado de la falta de apoyo institucional que han tenido para participar en el torneo y superar las dificultades que se han encontrado en el camino.