Diario Vasco

Lisboa, 1 ago (EFECOM).- La compañía portuguesa Amorim, líder mundial en producción de corcho, ganó durante el primer semestre del año 40,4 millones de euros, lo que supone un descenso del 2,1 % respecto al mismo período de 2018.

En un comunicado enviado a la Comisión del Mercado de Valores lusa (CMVM), la empresa subrayó que se hayan mantenido unos beneficios "estables" a pesar de la "fuerte subida del precio de las materias primas".

Con todo, las ventas crecieron un 3,1 % durante el primer semestre del año, hasta los 412,2 millones de euros.

El resultado bruto de explotación (ebitda), por contra, bajó un 11,8 % hasta los 68,2 millones de euros.

El grupo, con sede en Santa Maria de Feira (norte del país), está dividido en cinco sectores: producción de tapones de corcho, aislamientos, revestimientos, materias primas y aglomerados.