Diario Vasco

Madrid, 1 ago (EFE).- El consejero delegado de Liberbank, Manuel Menéndez, ha admitido hoy que están dispuestos a estudiar cualquier operación "bien diseñada" y "que tenga sentido" tras el fracaso de la unión con Unicaja y el de la OPA que iba a lanzar Abanca.

Durante la rueda de prensa para explicar las cuentas semestrales de la entidad, que recogen un beneficio neto de 73 millones, que fue un 14 % inferior al obtenido un año antes, Menéndez ha asegurado que Liberbank busca generar valor para sus accionistas y que las fusiones pueden ser una forma de lograrlo.

"Seguiremos trabajando duro para generar valor pese al escenario de tipos", insistió, antes de añadir que las uniones "bien diseñadas y bien ejecutadas" generan sinergias que pueden ser elevadas.

También ha recordado que la unión con Unicaja no prosperó porque ambas partes no se pusieron de acuerdo en el precio después de más de cinco meses de negociaciones, lo que impidió la creación del sexto banco español por activos, con un volumen cercano a los 96.000 millones.

En cuanto al intento de opa que quiso lanzarles a principios de este año la entidad gallega Abanca, se ha limitado a señalar que "cualquier acercamiento a Liberbank tiene que estar de acuerdo con la normativa" para que la entidad lo tenga en cuenta.

Menéndez se refería a que Abanca quiso revisar las cuentas de Liberbank antes de lanzar su oferta en firme y que, al no poder hacerlo, optó por renunciar a la opa.