Diario Vasco

Zamora, 1 ago (EFE).- El hijo de la mujer asesinada este miércoles en Villagonzalo Pedernales (Burgos), presuntamente por los disparos efectuados por su marido, sigue grave pero evoluciona bien de las heridas que le causó su padre, quien se suicidó después con una escopeta.

Durante una concentración silenciosa en repulsa del crimen, la delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín, ha informado de que la evolución del herido, de 29 años, es favorable "dentro de la gravedad".

Tras recordar el secreto sumarial, ha añadido que la Guardia Civil lleva a cabo una "rigurosa" investigación sobre cómo sucedieron los hechos ocurridos en la vivienda familiar de Villagonzalo Pedernales (Burgos), donde otra hija de la pareja descubrió los cadáveres y a su hermano herido.

Hoy mismo, la vicepresidenta del Gobierno y ministra de Igualdad en funciones, Carmen Calvo, ha enviado sus condolencias a la familia de esta nueva víctima mortal y ha deseado una pronta recuperación al hijo herido.

"Es intolerable que la violencia machista haya acabado con la vida de 1.012 mujeres en España. Por una sociedad libre de violencia. Basta ya. Ni una más", ha escrito Calvo en su cuenta de Twitter.

Según la delegada del Gobierno en Castilla y León se trata de "violencia machista sin paliativos ni atenuantes" por lo que este asesinato no puede calificarse como violencia intrafamiliar o doméstica porque -ha dicho- supone matar a una mujer por el mero hecho de serlo.

Martín ha hecho un llamamiento a la responsabilidad de toda la ciudadanía para evitar nuevos asesinatos machistas que "nos deshumanizan y nos avergüenzan como seres humanos".

Además ha abogado por llevar a cabo "con determinación" el pacto de Estado sobre violencia machista y ha recordado que se contabilizan 1.012 mujeres asesinadas desde 2003 por esta causa.

En lo que va de año 37 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas.