Diario Vasco

Panamá, 1 ago (EFE).- La centenaria esclusa de Miraflores, en el lado Pacífico del Canal de Panamá, fue vaciada este jueves para ser sometida a un mantenimiento rutinario que durará al menos una semana y que apenas afectará al tránsito de buques.

Los trabajos, en los que participarán más de 600 técnicos, se centrarán en las compuertas de la esclusa, cuyo vaciado duró solo 14 horas, dos menos de lo habitual, explicó Wilfredo Alberto, de la División de Esclusas de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), la entidad autónoma que gestiona la vía interoceánica.

"Hacemos este tipo de trabajo cuando hay bajo tránsito de clientes. Nunca lo hacemos en temporada alta para que afecte lo menos posible el tránsito de los buques y avisamos a nuestros clientes con mucho tiempo de antelación", agregó.

Por el canal, construido por Estados Unidos entre 1903 y 1914 y traspasado a Panamá el 31 de diciembre de 1999, pasa cerca del 6 % del comercio mundial y se conectan más de 140 rutas marítimas y 1.700 puertos en 160 países.

La vía acuática, considerada una de las grandes obras de la ingeniería moderna, mide 82 kilómetros de longitud, conecta los océanos Atlántico y Pacífico y funciona con un sistema de esclusas en distintos niveles que requieren 202.000 metros cúbicos de agua cada vez que pasa un barco.

Sus dos mayores clientes solían ser Estados Unidos y China, pero este último fue desbancado recientemente por Japón debido a la guerra comercial que mantienen Washington y Pekín.

El transporte de contenedores es el principal negocio del canal aunque la ampliación, inaugurada en junio de 2016, ha dado paso a nuevos mercados, como los grandes cruceros o el GNL, que necesitan barcos de mayores dimensiones de los que pasan por las esclusas centenarias y conocidos como neopanamax.