Diario Vasco

Washington, 1 aug (EFE).- General Motors (GM) tuvo unos beneficios netos de 4.575 millones de dólares en el primer semestre, un 33 % más que en 2018, tras conseguir 2.418 millones de dólares de beneficios en el segundo trimestre.

Los resultados del segundo trimestre fueron un 1 % superiores a los del mismo periodo de 2018, a pesar del fuerte descenso de las ventas en China, uno de los principales mercados de la compañía, gracias a la fuerte demanda de camionetas "pickup" y todocaminos SUV en Norteamérica.

GM señaló en un comunicado que sus ingresos netos en los primeros seis meses ascendieron a 70.938 millones de dólares, un 2,6 % menos que hace un año, de los que 36.060 millones correspondieron al segundo trimestre, con un 1,9 % de descenso.

La compañía tuvo unas ganancias ajustadas antes de intereses e impuestos de 5.322 millones de dólares en el semestre, un 8,2 % menos que en 2018. En el segundo trimestre, las ganancias ajustadas antes de intereses e impuestos sumaron 3.012 millones, un 5,6 % inferiores al mismo periodo de hace un año.

La presidenta y consejera delegada de GM, Mary Barra, afirmó que los resultados de la empresa "demuestran la fuerza de las ganancias" de la franquicia de camionetas grandes, "en la que se producirán más cosas positivas", vaticinó.

"Seguiremos operando nuestra empresa con disciplina y la visión necesaria para producir un futuro más fuerte para nuestros empleados, clientes y accionistas", añadió Barra.

La directora financiera, Dhivya Suryadevara, anticipó que la segunda mitad del año será mejor que los primeros seis meses.

"Tuvimos un segundo trimestre sólido y esperamos que la segunda mitad del año será más fuerte que la primera. Nuestra confianza en las perspectivas del año está basada sobre el sólido lanzamiento de camionetas grandes, otros lanzamientos claves y el recorte de gastos en marcha", añadió la directora financiera.

Por unidades de negocio, GM Norteamérica tuvo unos beneficios de 3.022 milones de dólares en el segundo trimestre, mientras que GM International perdió 48 millones. Además, GM Cruise, la unidad que desarrolla vehículos autónomos, perdió 279 millones y GM Financial, el brazo financiero, ganó 536 millones.