Diario Vasco

Madrid, 31 jul (EFE).- Vodafone llevará ante la Audiencia Nacional a Telefónica por las agresivas ofertas comerciales que llevó a cabo el verano pasado para tratar de hacerse con clientes suyos aprovechando su renuncia a hacerse con derechos de emisión del fútbol.

Así lo han confirmado este miércoles a Efe fuentes de Vodafone, que ven "decepcionante" la decisión de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) de archivar la denuncia presentada por la operadora contra su rival por las promociones impulsadas en agosto y septiembre de 2018, en plena guerra del fútbol.

Según la resolución de la CNMC a la que ha tenido acceso Efe y que ya ha sido notificada a las partes, Vodafone sostiene que esas campañas fueron particularmente agresivas contra ella, como una forma de "represalia" por su decisión de no ofrecer en sus paquetes de televisión los canales de la Champions y El Partidazo.

Vodafone mantiene que Telefónica no tenía derecho a recurrir a su posición dominante en el mercado de televisión de pago, donde se hizo con los derechos de todo el fútbol por unos 4.000 millones de euros, para ganar clientes de banda ancha fija a través de una campaña que, a su juicio, tuvo un notable impacto entre los clientes dispuestos a pagar más para poder ver los partidos.

Según datos de la propia operadora, entre junio y diciembre de 2018 perdió 45.000 clientes de televisión, para cerrar el año pasado con cerca de 1.275.000 abonados, una cifra que se ha recuperado levemente y ahora ronda los 1.287.000.

La CNMC sostiene que no hay pruebas de que Telefónica incumpliera la regulación correspondiente, que, entre otros aspectos, establece que las ofertas comerciales de Telefónica han de poder ser replicadas por otros operadores clientes suyos en el mercado mayorista.

Vodafone argumenta que Telefónica hacía creer a sus clientes que no tenían otra forma de ver el fútbol (cuando también podían hacerlo a través de Orange) e, incluso, en su día pidió que se prohibieran cautelarmente sus promociones, que, según su versión, se destinaron a todos los clientes de la operadora, no sólo a los vinculados al fútbol.

Para la operadora, la resolución por la que se archiva la causa argumenta que aquellas ofertas fueron "algo excepcional", cuando "en realidad no lo fueron", y llama la atención sobre la puntualización final que hace la CNMC en la que se podría entrever que el propio regulador ve indicios de un comportamiento no del todo correcto.

"Las prácticas comerciales abiertamente selectivas (de Telefónica) se analizarán con gran detenimiento y podrá reputarse en otras ocasiones como una práctica contraria a la regulación sectorial ex ante, en función de las circunstancias concurrentes", dice exactamente la resolución.

Añade que la CNMC seguirá valorando si las futuras prácticas comerciales de este tipo de Telefónica "podrían constituir una discriminación abusiva en términos de precios en virtud de la regulación sectorial aplicable, adoptando las medidas oportunas a tal efecto".