Diario Vasco

Madrid, 31 jul (EFECOM).- Los servicios de transporte por carretera, ferroviario y marítimo en España fueron los responsables de más de 5,4 millones de desplazamientos de vehículos durante 2018, una cifra que supone un incremento del 0,4 % con respecto al año anterior y la cifra más alta desde 2016.

En concreto, la vía marítima fue la que concentró el 47,3 % de los desplazamientos total, seguida de la carretera con el 38,2 % y el ferrocarril con el 14,4 %, según ha subrayado la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) en varios estudios.

En concreto, por los puertos españoles se desplazaron más de 3,28 millones de automóviles, un 0,5 % más, gracias al crecimiento de las matriculaciones de turismos y todoterrenos en España en 2018 (un 7 %), que permitieron superar los 1,22 millones de importaciones de vehículos nuevos, un 3,8 % más que el año anterior.

Por su parte, la exportación de vehículos cayó el 1,4 %, en línea con la reducción de un 1 % de la producción de vehículos en las fábricas españolas.

Los ocho puertos de relevancia para la importación y exportación de vehículos (Barcelona, Málaga, Pasajes, Sagunto, Santander, Tarragona, Valencia y Vigo) sumaron el 88,7 % de los automóviles transportados con más de 2,91 millones de unidades.

Según la evaluación realizada por las empresas de Anfac, el puerto de Santander mantiene la primera posición.

Entre las mejoras que proponen en este tipo de desplazamientos, los fabricantes de automóviles destacan la automatización de procesos con nuevas tecnologías, la mejora de la conectividad ferroviaria y de accesibilidad para trenes de mayor longitud o una mayor flexibilidad de los servicios.

En materia ferroviaria, Anfac ha señalado que este tipo de transporte aumentó el 1,9 % con 787.000 vehículos transportados gracias al mayor tráfico nacional de aproximación y el de los vehículos producidos desde las fábricas hasta los puertos marítimos para su exportación.

Esta apuesta por el ferrocarril se pone de manifiesto en la renovación del acuerdo de colaboración con ADIF y la apuesta por los corredores.

La valoración media mejoró una décima respecto al año pasado, alcanzando un 3,5 sobre 5.

La flexibilidad para adaptar el plan de transporte a las necesidades de las marcas o la valoración general sobre las empresas ferroviarias son los aspectos resaltados como área de mejora.