Diario Vasco

Madrid, 31 jul (EFE).- OHL perdió 15,3 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supone reducir en más de un 98 % los números rojos de 843,6 millones registrados un año antes, cuando el grupo se vio afectado, fundamentalmente, por el impacto de la venta del negocio de Concesiones.

Entre enero y junio de este año, el resultado bruto de explotación (ebitda) fue positivo en 22,7 millones, frente a la pérdida de 104,4 millones de un año antes, y todas las líneas de actividad (Construcción, Industrial y Servicios) presentaron un ebitda positivo, según las cuentas remitidas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Las ventas alcanzaron los 1.361,3 millones, el 5,5 % menos, y procedieron en un 68 % del negocio exterior, afectadas por la rescisión de varios contratos por parte de Aleatica -antigua filial de Concesiones de OHL vendida al fondo australiano IFM- como son la autopista Atizapán-Atlacomulco (México) y la Autopista Río Magdalena (Colombia).

A 30 de junio, la cartera total de OHL a corto plazo fue de 5.536,8 millones, con una contratación hasta junio de 1.520,3 millones.

Por negocios, el constructor facturó 1.123,3 millones, el 8,2 % menos, por la menor actividad de México y Turquía y supuso el 82,5 % del total de las ventas del grupo. Por su parte, el ebitda fue positivo en 32,3 millones, frente a la pérdida de 0,3 millones.

La cartera alcanzó los 4.951 millones, lo que representa 25,3 meses de las ventas.

Las nuevas adjudicaciones de proyectos de construcción supusieron 1.332,2 millones, destacando las contrataciones en Europa y Estados Unidos.

El 17 de junio OHL -que considera 2019 de año de transición- alcanzó un acuerdo con Aleatica para resolver, de mutuo acuerdo, sus diferencias en el contrato de Atizapán-Atlacomulco y finalizar el arbitraje iniciado, un acuerdo que no tendrá impacto material en la cuenta de resultados.

La división de Industrial elevó sus ventas un 5 % hasta 95,8 millones y el ebitda fue positivo -por tercer trimestre consecutivo- con 3,7 millones. La cartera de pedidos se situó en 197,3 millones.

Servicios facturó 135,6 millones, el 6,2 % más, gracias a la actividad de servicios urbanos, mantenimientos y eficiencia energética y limpieza, el ebitda fue de 3,7 millones y la cartera alcanzó 388,4 millones.

En cuanto al negocio Corporativo y otros, el ebitda fue negativo en 17 millones.

La compañía, que espera cumplir previsiones y generar un ebitda de más de 45 millones a cierre del año, tiene previsto volver en 2020 a números negros y reducir aún más (en unos 20 millones adicionales) los costes.

Hasta la fecha ha recibido 71,6 millones por el cobro de la desinversión de Ciudad Mayakoba en México y el montante restante (unos 20 millones), se prevé recibir en los próximos meses. Además, el grupo ha invertido 19,5 millones, principalmente en el Centro Canalejas Madrid.

La posición de la liquidez disponible con recurso alcanzó 823,7 millones y el grupo está centrado en su recuperación, en torno al control de caja, un "estricto" reconocimiento de ingresos en los proyectos y la reducción de costes de estructura.

Además, ha apuntado que en el semestre no se ha consumido todo lo previsto para los proyectos problemáticos o "legacy".

El endeudamiento bruto fue de 747 millones, el 0,8 % más que a cierre de 2018 y la deuda neta se redujo un 72 % hasta 80,7 millones.