Diario Vasco

Barcelona, 31 jul (EFE).- La portavoz de JxCat en el Congreso, Laura Borràs, ha tendido la mano al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, de cara a una nueva sesión de investidura si se abre esta vez a dialogar y a "hacer política".

En una entrevista con Efe, Borràs ha asegurado que el voto en contra de los siete diputados de JxCat en el debate de investidura de la semana pasada no fue "un 'no' cerrado a cal y canto, un cerrojo sin llave, sino una invitación a que Pedro Sánchez se ponga a trabajar", porque "tiene una reválida en septiembre".

"Nuestro voto puede ser transformado si él es capaz de volver a hacer política. Este 'no' ha sido un toque de alerta para decirle que haga el trabajo que le ha encargado la gente, que no actúe de manera que parezca que quiere provocar elecciones y repetir los comicios hasta que salga el resultado que piensa que le conviene", ha asegurado.

Borràs ha subrayado que en JxCat están "dispuestos a hablar" con el líder del PSOE "sobre todo aquello que representa la defensa de los intereses de los catalanes".

"Estamos sentados allí donde estábamos; quien se levantó de la mesa de diálogo fue precisamente Pedro Sánchez", ha remarcado la portavoz de JxCat, en alusión al fracaso de las negociaciones de principios de año sobre los Presupuestos Generales del Estado, que precipitó la convocatoria de elecciones generales para el 28 de abril.

Ha advertido, eso sí, de que JxCat no modificará su voto si no percibe un cambio de actitud en los socialistas: "Lo que no haremos es mover nuestra posición si no hay un movimiento por parte de Pedro Sánchez para abordar el principal problema político que tiene el Estado español, que se llama Cataluña".

Hasta ahora, ha lamentado, Sánchez ha "utilizado la técnica del avestruz para no mirar hacia el problema", pero "el resultado final acaba siendo la inestabilidad del Gobierno español".

"Hasta que no se aborde la cuestión catalana no podrá haber estabilidad en el Gobierno español", ha sentenciado Borràs, que concurrió el 28A como número dos de JxCat al Congreso, por detrás de Jordi Sànchez, en prisión preventiva en Lledoners (Barcelona).

Para Laura Borràs, la posibilidad de configurar un gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos "abría una ventana de oportunidad", porque los de Pablo Iglesias se habían opuesto a la aplicación del artículo 155 de la Constitución y "han hablado de presos políticos".

Pero para que JxCat modifique el sentido de su voto "no solo debe haber un acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos", sino que hay que ver "qué representa este acuerdo en términos de Cataluña y del conflicto político con el Estado español".

"No basta con que haya un acuerdo con Unidas Podemos. Si el acuerdo es a costa de sacrificar estas cuestiones que son fundamentales, evidentemente no será suficiente", ha avisado.

A los diputados de JxCat, ha afirmado, les "gustaría mucho poder votar que sí" a la investidura de Sánchez, porque eso "querría decir que ha habido un gesto en favor de la política, del diálogo y de cumplir escrupulosamente el mandato de las urnas".

JxCat, según Borràs, "está esperando que al otro lado haya alguien que se dé cuenta de que solo podrá gobernar España si tiene en cuenta la situación de Cataluña".

"Por más que nos quieran menospreciar, representamos la primera fuerza independentista en el Parlament y ostentamos la presidencia de la Generalitat", ha destacado Laura Borràs.