Diario Vasco

Madrid, 31 jul (EFE).- Red Eléctrica (REE) confía en que en el proceso de dialogo entre la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y el Ministerio para la Transición Ecológica se puedan reconsiderar ciertas medidas contenidas en las propuestas de retribución al transporte eléctrico para alinearlos con las orientaciones de política energética.

El consejero delegado de REE, Roberto García Merino, ha dicho que las propuestas realizadas por la CNMC no favorecen el cumplimiento de las prioridades estratégicas de la transición energética y hay aspectos puntuales que pueden dificultar el cumplimiento del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC).

Ha apuntado que las principales alegaciones de REE se van a centrar en los incentivos a la extensión de la vida útil de las redes de transporte, pues la retribución no contempla el coste adicional en que se incurre por mantener en servicio las instalaciones, con lo que no es un incentivo real a la extensión.

También ha señalado que solicitarán que la circular de la CNMC aporte mecanismos de absorción gradual del impacto derivado del tratamiento de los activos que finalizan su vida útil, que ha dicho que debería tener incentivos reales que fomenten su extensión y mecanismos que hagan que el impacto se produzca de forma gradual, dando así respuesta a las orientaciones de política energética.

Además, pedirán modificar la retribución por operación y mantenimiento de la red de transporte propuesta por la CNMC, en la que los ingresos se determinan en función de los costes incurridos en los últimos años, sin tener en cuenta el componente cíclico que puede tener esta actividad.

El consejero delegado de REE también ha explicado que la propuesta de circular no tiene tampoco factores que incentiven la introducción de nuevas tecnologías y la innovación, y que la compañía también presentará alegaciones para mejorar la tasa de retribución financiera, el tratamiento e las subvenciones y el incentivo a la disponibilidad, entre otros.

García Merino, que ha considerado positivo que se utilice como metodología de cálculo de la retribución el coste medio ponderado del capital (WACC, acrónimo en inglés), pues garantiza transparencia y predictibilidad, ha criticado también que quede a discrecionalidad de la CNMC la decisión sobre la renovación de instalaciones que están a punto de cumplir su vida útil.

No obstante, ha valorado haya un incentivo que no había, aunque cree que debe establecerse un mecanismo más claro.

Preguntado por la situación de los activos puestos en operación antes de 1998, cuyo valor y vida útil (que llegaría a su final en 2023) la CNMC ha pedido que no se modifique este punto, cuestión por la que REE tiene planteado un litigio.

García Merino ha señalado que REE, en la que el Estado tiene una participación del 20 % a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), no comparte los criterios de la CNMC y considerará todas las medidas oportunas para defender sus intereses y los de sus accionistas.

La directora corporativa Económico-Financiera, Teresa Quirós, ha indicado que el impacto por la depreciación causada por la finalización de la vida útil de los activos anteriores a 1998 no debe ser muy superior a 100 millones de euros, ya que esos activos tienen ingresos asociados por operación y mantenimiento.

El consejero delegado ha añadido que, pese a las propuestas de recorte de retribución de la CNMC, REE mantiene el compromiso de cumplimiento de todos los objetivos del plan estratégico 2018-2022, incluido el dividendo.

Respecto a la compra del operador de satélites Hispasat, que se cerró en febrero, ha indicado que su formalización ya sólo está pendiente de la autorización del regulador brasileño y esperan tener esa última autorización en las próximas semanas o meses.