Diario Vasco

Roma, 31 jul (EFE).- El ministro del Interior y vicepresidente del Gobierno italiano, Matteo Salvini, ha recibido críticas e incluso peticiones de que dimita después de difundirse imágenes de su hijo montado con un agente en una moto de agua de la Policía.

El diario "La Repubblica" publicó en su página Web un vídeo en el que se veía a Federico, hijo de Salvini, paseando en una moto de agua de la Policía junto con un agente en la localidad de Milano Marittima, en la región de Emilia Romagna, donde el ministro estaba pasando un par de días de vacaciones.

Salvini se había fotografiado antes con los agentes de Policía y después con la moto de agua y posteriormente subió su hijo a darse un paseo.

El hecho del uso de un medio de la Policía por parte del hijo del ministro ha desencadenado las criticas de la oposición e incluso el exmandatario y ahora senador del Partido Demócrata (PD), Matteo Renzi, pidió la dimisión de Salvini y le acuso de "no ser ministro sino un influencer".

"Los medios de las fuerzas del orden sirven para garantizar la seguridad de todos y no para divertir a los parientes de los ministros. Es algo inaceptable", afirmó el diputado del PD, Emanuele Fiano.

Tras las críticas, Salvini afirmó en sus redes sociales que "fue un error de padre".

"Ninguna responsabilidad para los policías, a quienes agradezco que cada día pongan su vida en peligro por nuestro país", agrego.

El vídeo publicado por "La Repubblica" fue realizado por un periodista y durante la grabación dos personas que se identificaron como policías intentaron evitar que tomase las imágenes.

El también vicepresidente y socio de Salvini en el Gobierno, Luigi di Maio, afirmó que Salvini "ha admitido su error" y que espera "que no paguen por ello los policías".