Diario Vasco

Madrid, 31 jul (EFE).- Un 45 % de las concesiones nacionales de autobuses interurbanos están caducadas y muchas de ellas llevan entre 10 y 20 años sin salir a concurso público, lo que provoca que los consumidores paguen un 30 % más de media en las rutas que no han sido licitadas.

Así lo ha denunciado este miércoles la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que ha puesto en marcha la campaña "Quiero pagar menos bus", en la que denuncia el incumplimiento de la normativa europea de 2009 que obliga a licitar periódicamente las concesiones de rutas que existen.

La portavoz de la OCU, María del Mar Bermejo, ha explicado a los medios que los servicios de autobuses interurbanos son de los más utilizados por los usuarios; casi 700 millones de personas al año acuden a ellos y suponen el 51 % de los traslados a nivel nacional.

Esta organización de consumidores ha estudiado las líneas interurbanas que circulan por España -las rutas nacionales- que dependen de la Administración central, y que ascienden a 82 en total.

Ha explicado que es la Administración la que regula las rutas, elabora un pliego de condiciones y convoca un concurso al que acuden las empresas interesadas para prestar el servicio de una ruta determinada por un periodo de tiempo -no más de 15 años-.

Este sistema de concesiones -ha subrayado Bermejo- no ha cambiado en los últimos 40 años y el 45 % de las rutas ha caducado, "con las consecuencias que esto tiene en los usuarios".

Entre ellas, Bermejo ha asegurado que los viajeros que utilizan las líneas que no han sido licitadas recientemente y que están caducadas pagan de media un 30 % más por los billetes que compran.

Como ejemplo se ha referido a la ruta Madrid-Segovia, que antes de licitarse constaba casi 8 euros y ahora ronda los 4 euros.

Pero no sólo a nivel económico, también hay mejoras en el servicio, como las indemnizaciones por cancelaciones y retrasos que no están recogidas en las licitaciones antiguas.

La campaña de la OCU pide al Ministerio de Fomento que saque a concurso las licencias caducadas y que fomente una mayor transparencia del servicio ya que, a pesar de que algunas compañías ofrecen garantías por cancelaciones, muchas no lo exponen en sus webs.

"Hemos detectado que las webs a veces no son transparentes en el proceso de compra on line y muchas de ellas añaden los gastos de gestión al final de la compra y tienen marcado por defecto un seguro opcional que no es obligatorio y que el usuario debe deseleccionar de forma manual", ha advertido.

La OCU reclama, asimismo, que se abra el concurso a un número mayor de empresas para garantizar que haya mayor competencia.