Diario Vasco

Moscú, 31 jul (EFE).- Amnistía Internacional (AI) condenó hoy la ratificación por parte de la Justicia kirguisa de la cadena perpetua impuesta al activista Azimzhán Askárov, encarcelado por participar en los conflictos étnicos de 2010 en el país centroasiático.

Denis Krivosheev, director adjunto de AI para Europa y Asia Central aseguró en un comunicado que la condena al activista fue "un completo desprecio por los derechos humanos".

Este martes, un tribunal de la región de Chui confirmó la cadena perpetua para Askárov, según informó la agencia de noticias "24.kg".

El activista fue detenido en septiembre de 2010 por incitar al odio étnico durante los enfrentamientos entre uzbekos y kirguisos y ser cómplice del asesinato de un policía durante los disturbios de 2010.

El caso de Askárov fue revisado hace dos años y el Comité de Derechos Humanos concluyó que no fueron respetados los derechos humanos, y que las autoridades kirguisas habían cometido torturas, detenciones arbitrarias y otros malos tratos hacia él y otros prisioneros.

El activista permanecerá en la colonia número 47, que es un hospital.

Askárov, de etnia uzbeka, ha vivido y trabajado en actividades de derechos humanos en el distrito de Bazar-Korgon de la región de Jalal-Abad, en el oeste del país.

Organizaciones de derechos humanos sospechan que los disturbios sirvieron de excusa para atacar a su actividad en la defensa de los derechos humanos.

Askárov fue condecorado en 2015 (en ausencia) por el Departamento de Estado de EEUU con el premio "Defensor de los Derechos Humanos", lo que provocó una queja del Gobierno kirguiso.