Diario Vasco

Santa Cruz de Tenerife, 31 jul (EFE).- La Selección Española de Baloncesto tiene un nuevo reto por delante, la Copa del Mundo de China, en un año que, según el jugador Pablo Aguilar, es "diferente con muchas bajas" pero a pesar de ello "la ilusión del equipo sigue intacta".

Tras su temporada en el Reggiana (Italia), Aguilar ha entrado en la lista de 16 convocados que presentó el pasado 9 de julio el seleccionador, Sergio Scariolo, una lista algo "diferente" debido a la ausencia de varios jugadores fijos como Pau Gasol, Sergio Rodríguez, Nikola Mirotic y Serge Ibaka.

"Precisamente por las bajas que hay, los que estamos aquí tenemos que dar un paso al frente y compactar el grupo", ha dicho a Efe el nuevo fichaje del Iberostar Tenerife, quien ya sabe lo que es vestir la camiseta española en una competición internacional tras los europeos de 2013 y 2015.

No obstante, si entrara en la lista de 12, esta sería su primera experiencia mundial algo que considera "un sueño" por el que peleará "con todas las fuerzas" para conseguirlo.

Cuatro de los jugadores que participan en la preparación del equipo en el centro deportivo Triángulo de oro de Madrid serán descartados y, a pesar de la "competitividad" que esto conlleva, todos tienen claro, según Aguilar, que el objetivo es "ayudar a subir la calidad de los entrenamientos" para que los seleccionados lleguen al mejor nivel posible.

Tras una semana de concentración, Aguilar ha apuntado que estos primeros días son "de adaptación, de reencuentro con el grupo y de aprender los nuevos sistemas".

Otra clave durante el comienzo de los entrenamientos es conseguir la consonancia "física y mental" de toda la plantilla para "armar el puzzle".

Afirma que a pesar de las bajas y del cambio generacional que está viviendo la selección las intenciones para la Copa del Mundo son "ambiciosas" porque en este campeonato no solo están en juego las medallas sino que también lo está la clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020.

En lo que respecta a la cita mundial, Aguilar ha señalado que "España sigue teniendo un buen nivel, se ha demostrado en las ventanas" pero que "el resto de selecciones también van muy fuertes" por lo que "habrá que respetar a todos los rivales".

Durante el entrenamiento de ayer la selección recibió la visita de Pau Gasol, a quien Aguilar ve como "un ídolo" que, a pesar de que ha decidido no ir al Mundial, "ha venido a pasar unos días con nosotros y eso dice mucho de él".

Estos días Aguilar ha sido noticia, no solo por recibir la llamada de Scariolo sino también por su fichaje con el Iberostar Tenerife, un equipo "nuevo" que se ha creado desde cero pero que "sobre el papel es un equipazo".

El Iberostar Tenerife ha juntado a "gente joven con gente con mucha experiencia en ACB y vamos disfrutar mucho".

Sin embargo, Aguilar tiene claro que hay que hacer "mucho trabajo porque hay que adaptarse a los nuevos roles y al entrenador".

"Decidí volver a España por lo que me ofreció Tenerife, me comentaron el proyecto y los objetivos y en conjunto me ilusionó", ha subrayado.