Diario Vasco

Trípoli, 14 jul (EFE).- Al menos nueve miembros de las fuerzas afines al mariscal Jalifa Hafter, hombre fuerte de Libia, murieron y otros seis resultaron heridos en nuevos combates que estallaron en las últimas horas en distintos barrios en el sur de Trípoli, informó hoy a Efe una fuente del hospital de Mezdara.

Según la fuente médica, cuatro de los seis heridos ingresados se encuentran en un estado muy delicado como consecuencia de enfrentamientos de la jornada de ayer durante la cual el Ejército Nacional de Libia (LNA), encabezado por Hafter, pidió a los habitantes que se alejaran de los lugares de concentración de fuerzas rivales leales al gobierno de Unión Nacional (GNA).

En un comunicado el LNA instó a los civiles a que "tomen precauciones y eviten en la medida de lo posible las zonas de enfrentamientos, y que se alejen de los sitios y posiciones de milicias, especialmente en las áreas de Salah Eddín y Al Hadaba".

Por su parte, las fuerzas aéreas del GNA atacaron dos convoyes leales a Hafter, en la ciudad de Gharyan, a 75 kilómetros al sur de Trípoli; el primero, cuando se dirigía hacia a localidad de Al Asabia, mientras que el segundo fue alcanzado en la ciudad de Mezadara, informó a Efe una fuente de seguridad de estas fuerzas.

Además, durante este ataque fueron destruidos 25 carros blindados, agregó la fuente.

Una miembro del Consejo de Diputados (Parlamento del este) precisó que la Aviación leal a Hafter realizó anoche varios ataques aéreos en la ciudad de Gharyan.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que hace ocho años la OTAN contribuyera a la victoria de los heterogéneos grupos rebelde sobre la dictadura de Al Gadafi En la actualidad tiene dos gobiernos, uno en el este tutelado por el propio Hafter y otro que llamado de Acuerdo Nacional (GNA), cuya autoridad se reduce a Trípoli y está sostenido por la ONU.

De la división sacan beneficios numerosas milicias y grupos mafiosos dedicados al contrabando de armas, alimentos, combustible y personas, verdadero motor de la destruida economía nacional.