Diario Vasco

Ávila, 14 jul (EFE).- El incendio declarado este sábado en Sotillo de la Adrada (Ávila) experimenta una evolución favorable en su control, pero ha llegado hasta las inmediaciones de la Reserva Natural del Valle de Iruelas, y la Unidad Militar de Emergencias (UME) refuerza los medios de extinción de cuatro comunidades.

El delegado de la Junta de Castilla y León en Ávila, José Francisco Hernández, ha explicado este domingo a Efe que por el momento se mantiene el nivel 1 de riesgo (en una escala de 0 a 3 de menor a mayor peligrosidad), lo que supone que las llamas afectan ya a más de 30 hectáreas de superficie arbolada, principalmente pino.

Aunque las causas que originaron el fuego están por determinar, todo apunta a que pudo ser un rayo, al igual que la mayoría de los trece incendios que este sábado se declararon en diversos puntos de la provincia de Ávila.

En este caso, a los numerosos medios humanos y materiales procedentes de Castilla y León, Castilla-La Mancha, Madrid y Extremadura, se incorporaron a última hora del sábado efectivos de la UME para colaborar en unas labores de extinción dificultadas por el viento y la altitud.

Ambas circunstancias han empujado las llamas al otro lado de la ladera de esta parte de la estribación oriental de la Sierra de Gredos, hasta hacer que el fuego esté afectando a la Reserva Natural del Valle de Iruelas, una de las joyas naturales de la provincia de Ávila, situada al lado contrario del origen del fuego.

Por el momento se desconoce la extensión de la superficie arrasada en esta zona de la provincia de Ávila que hace poco más de una semana vivió el incendio más importante de lo que va de verano en Castilla y León.

En aquel caso, las llamas calcinaron 1.400 hectáreas en los municipios de Gavilanes, donde empezaron, y Pedro Bernardo, situados en el Valle del Tiétar como Sotillo de la Adrada.

Esta comarca abulense es una de las que presenta mayor peligrosidad para este tipo de siniestros en la Comunidad castellanoleonesa.