Diario Vasco

Ourense, 13 jul (EFE).- Las tormentas han dejado este sábado nuevos incidentes en la provincia de Ourense, donde se decretó alerta naranja, y, en concreto, en la capital, con decenas de coches atrapados, caída de árboles, presencia de balsas de agua y cortes puntuales del suministro eléctrico.

Tan sólo unos días después de las inundaciones registradas en Monterrei y Valdeorras, en esta ocasión la ciudad se vio afectada por la tormenta en una jornada en la que cayeron cerca de tres mil rayos, según publica Meteogalicia.

En concreto, en la ciudad de Ourense, las fuertes lluvias registradas en torno a las cinco de la tarde provocaron decenas de incidencias en apenas quince minutos.

En concreto, fuentes municipales informaron de la caída de varios árboles en varias calles y también en la N-120, saltaron tapas de alcantarillas y se produjo también un reventón de la red en la calle Pardo de Cela con la plaza Concepción Arenal, a la entrada de la ciudad, lo que obligó a cortar la circulación al tráfico a la altura del pabellón de Os Remedios.

Además, por seguridad, el gobierno municipal suspendió el servicio de tren turístico.

La presencia de balsas de agua obligó asimismo a movilizar a la Policía Local que se encargó de regular el tráfico, así como a Bomberos que procedieron a desatascar los sumideros.

También se registró un accidente de tráfico con heridos, aunque de escasa consideración.

En otros municipios de la provincia, como Coles y Maceda, se vivieron igualmente episodios de zonas anegadas y cortes de luz.

El alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, ha contado en su cuenta oficial de Twitter, tirando de ironía, que como primer regidor, por Democracia Ourensana, solo puede decir: "No me vengáis con milongas en pleno mes de febrero de que hay sequía. Desde mi equipo de gobierno os queremos transmitir que en nuestra ciudad agua no faltará".