Diario Vasco

Jartum, 13 jul (EFE).- Los sudaneses tomaron hoy de nuevo las calles de las principales urbes del país para exigir justicia y castigo para los responsables del asalto a la sentada del pasado 3 de junio en Jartum, a la espera de que militares y formaciones civiles rubriquen el acuerdo alcanzado hace una semana.

"No a los asesinos, no a los injustos, la justicia primero" o "No te olvidamos, no te olvidamos" fueron algunos de los lemas que los miles de manifestantes que marcharon hoy cantaron en Jartum y en otras partes del país.

En la capital las manifestaciones, convocadas por las Fuerzas de Libertad y Cambio, una plataforma de formaciones políticas y civiles que abogan por un proceso para democratizar el país, tuvieron como destino las casas de algunas de las víctimas.

La Asociación de Profesionales Sudaneses mostró en su página de Facebook imágenes de marchas multitudinarias en varias partes del país como Madani (centro), Sennar (sur) y Al Abyad (oeste).

Las Fuerzas de Libertad y el Cambio llamaron el pasado 5 de julio a la marcha, en el mismo día en que se anunció que la junta militar que detenta el poder desde el derrocamiento hace tres meses de Omar al Bashir y las formaciones civiles habían alcanzado un acuerdo para la formación de un Consejo Soberano.

Las organizaciones opositoras suspendieron entonces las protestas que se han venido repitiendo desde hace meses, pero decidieron mantener la convocatoria de hoy para conmemorar los 40 días del desalojo violento de la acampada y exigir castigo contra los responsables de la "la matanza de la sentada".

El 3 de junio las fuerzas de seguridad desalojaron violentamente a los manifestantes que se encontraban acampados desde hacía dos meses ante la sede del Ejército en demanda de un Gobierno civil.

Aquella acción dio lugar a varios días de violencia en los que murieron al menos 118 personas, según la oposición, y 61 de acuerdo con el Gobierno, y rompió las negociaciones entre militares y opositores, que solo volvieron a conversar tras la intermediación de la Unión Africana (UA) y Etiopía.

Pese a que las partes alcanzaron el pasado día 5 el acuerdo, aún deliberan sobre los detalles que deben rubricar por escrito, una firma que parecía inminente pero que se viene aplazando desde entonces.

El mediador de la UA, Mohamed Hassan Labat, dijo hoy a periodistas que la firma se pospuso para mañana, después de que las dos partes pidieran más tiempo para realizar ?consultas y preparativos?.

Un dirigente de las Fuerzas de la Libertad y el Cambio, Sadik al Sayed, dijo a Efe que se están haciendo "más consultas entre los bloques políticos" de esa plataforma, al asegurar que hasta el viernes por la tarde no recibieron el borrador de la declaración política y la declaración constitucional del acuerdo.

?Los cinco bloques que forman la Libertad y el Cambio están reunidos para discutir los dos documentos, y luego los líderes de las fuerzas de la coalición celebrarán otra reunión para dar su opinión sobre los documentos?, dijo.

"Hay puntos de desacuerdo que aún están pendientes y deben ser negociados con el consejo militar para resolverlos o posponerlos hasta que se forme el gobierno", agregó sin dar más detalles.

La junta militar y las Fuerzas para la Libertad y el Cambio acordaron hace una semana la formación de un consejo conformado por cinco civiles y cinco militares y presidido por un civil consensuado por las dos partes.

Mientras tanto, el vicepresidente del Consejo Militar, Mohamed Hamdan Dagalo, dijo hoy en un discurso público en norte del país que ?no existe ninguna controversia" con las Fuerzas de Libertad y el Cambio.

Afirmó que las dos partes son ?socios? y están ?interesados en llegar a un acuerdo para administrar el país durante el período transitorio con un espíritu positivo?.

En su discurso Dagalo acusó a agencias de inteligencia extranjeras de "conspirar" contra las Fuerzas de Apoyo Rápido (FAR), cuerpo del que es líder y al que se responsabiliza del asalto a la sentada del 3 de junio.

Dagalo, también conocido como "Hemedti", afirmó que hay una campaña para "distorsionar" la reputación de ese cuerpo, y aseguró que las FAR están resguardando a Jartum y los otros estados del país desde hace siete meses y que sin ellos Sudán hubiera colapsado.