Diario Vasco

Olmedo , 13 jul .- "Mestiza", de Julieta Soria, y dirigida por Yayo Cáceres, recuerda que la protagonista, la hija de Francisco Pizarro y la princesa inca Quispe Sisa, vivió "presa" muy cerca de Olmedo y esta noche por fin, un año después de su estreno, se ha representado, con un gran éxito, en su festival.

"Estoy sobrexcitada porque hablo de Olmedo, de cómo Francisca Pizarro estuvo 20 años 'presa' en el castillo de la Mota, en Medina del Campo, tan cerca. Soñábamos con venir aquí", aseguraba la actriz madrileña (1948) en una charla con EFE antes de la función.

Ella misma se ha encargado de disipar la preocupación que tenía porque el público pensara que era un guiño a la localidad vallisoletana y no algo original del texto diciéndolo claramente, una sinceridad que los espectadores han reconocido y agradecido con una ovación.

"Cuando la estrenamos en el Fernán Gómez de Madrid -el pasado mes de enero- hicimos una referencia a Madrid Central y ahí se ha quedado. Esta noche no se qué diré, todo dependerá de cómo esté. Me encantaría ser una rapera pero no tengo esa agilidad mental", reconocía esta tarde.

Su "salida", muy celebrada, ha sido explicar que ella tenía que decir en ese momento que Medina -"para ella entonces una especie de Soto del Real"- tenía mucha relación con una ciudad que tiene "un festival de teatro y un balneario" y que de allí era el Caballero de Olmedo, al que "parece ser -ha bromeado sobre la afición de éste a los toros- mataron los animalistas".

Pero no ha sido la única vez que Muñoz y su hijo, Julián Ortega, en el papel de Tirso de Molina, han sido vitoreados antes del apoteósico final.

La "conversación" de Francisca Pizarro con el espíritu de Hernando Pizarro, hermano de su marido, con el que el rey le obligó a casarse y encerrarse en el castillo de la Mota junto a él 20 años, ha sido jaleado con risas desde el inicio y muy aplaudido en su cómico desenlace.

"Mestiza" es una mirada distinta a la conquista española de América, un texto contemporáneo y muy cercano, en clave de comedia ligera y en el que la música tiene un gran protagonismo.

La obra comienza con Tirso de Molina, un joven de 19 años, que está empezando su carrera teatral, y Francisca Pizarro Yupanqui, una "celebrity" de la época, conocida por ser la primera mestiza del Perú, que lleva un año "retirada" en su casa de la calle del Príncipe de Madrid.

Con la intención de escribir la futura "Trilogía de Pizarro", Tirso trata de convencerla para que comparta sus recuerdos del pasado con él.

El plan de Francisca, acaba explicando ella, era ser reina de Perú, casándose con el hermano menor de Francisco Pizarro, Gonzalo, e independizarse pero todo se torció y obligada a exiliarse en España y casarse con su otro tío, Hernando, se dedicó a recuperar los bienes que le habían incautado a su padre.

Tuvo seis hijos con Hernando Pizarro y le fue fiel hasta que murió. En su testamento le prohibía que se volviera a casar y ella decidió desposarse con el hermano de su nuera, "un guapo, mucho más joven que le costaba una pasta" y con el que, por fin, pudo abandonar Medina e irse a vivir a Madrid.

Después de haber hecho dramas tan intensos como "Emilia" o "Bodas de sangre", a Gloria Muñoz, que protagoniza en televisión la serie "Señoras del Hampa", le apetece mucho seguir en la senda cómica: "Yo ahora me quiero divertir", añade riéndose.

Con su hijo Julián y con el otro que tiene, el diseñador de iluminación Francisco Ramos, está preparando algo de lo que no quiere aún soltar prenda pero que será, adelanta, "muy bonito".