Diario Vasco

Kabul, 13 jul (EFE).- El ataque talibán este sábado a un hotel en la provincia de Badghis, en el oeste de Afganistán, finalizó tras unas cinco horas de combates, dejando un saldo de once muertos, entre ellos tres insurgentes, y un número indeterminado de heridos.

El ataque comenzó hacia las 12.40, hora local (08.10 GMT), cuando varios insurgentes suicidas entraron en un hotel en la capital provincial Qala-e-Naw y empezaron a disparar de manera indiscriminada a la gente, concluyendo unas cinco horas después.

"El ataque ha finalizado (...) Tres atacantes murieron y otros dos fueron arrestados", aseguró en su cuenta de Twitter el portavoz del Ministerio de Interior afgano, Nasrat Rahimi.

"Desafortunadamente ocho policías murieron", había adelantado a Efe el portavoz poco antes de dar por concluida la acción talibán.

En el ataque también se produjeron varios heridos, aunque el número exacto es incierto, ya que aunque el jefe del Departamento de Salud provincial, el doctor Abdul Latif Rostaie, había informado a Efe de tres muertos y 18 heridos, evitó aclarar más tarde si las nuevas víctimas mortales se encontraban entre los heridos.

Los talibanes reivindicaron el ataque a través de un mensaje de su portavoz Qari Yusof Ahmadi en la red social Telegram, en el que aseguraron que varios de sus combatientes "en busca de martirio entraron en un edificio cerca del cuartel general de la Policía", donde "el tiroteo continúa".

Otro de los portavoces talibanes, Zabihullah Mujahid, aseguró más tarde en su cuenta oficial de Twitter, citando a Ahmadi, que habían muerto una treintena de miembros de las fuerzas de seguridad en el ataque.

En los últimos meses se han mantenido fuertes combates en Badghis entre talibanes y fuerzas de seguridad afganas por el control de varios distritos de esta provincia con gran valor estratégico, ya que comparten frontera con el vecino Turkmenistán, y sirven como paso entre las provincias del oeste y noroeste del país.

El pasado abril, al menos 99 talibanes y 12 miembros de las fuerzas de seguridad afganas murieron tras enfrentamientos por el control del distrito de Bala-Murghab.

En la actualidad, el Gobierno afgano controla alrededor de un 55 % del territorio de Afganistán y los talibanes dominan casi el 11 %, mientras que el resto del territorio está en disputa, según datos del inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR), del Congreso de Estados Unidos.

En este contexto está abierto un proceso de negociación entre Estados Unidos y los talibanes, con la presencia ocasional de representantes de la sociedad afgana a título personal, para tratar de alcanzar un acuerdo que ponga fin a 18 años de conflicto en Afganistán.